HORA DE CUBA: 07:01 AM

Publicación del Instituto Nacional de
Deportes, Educación Física
y Recreación INDER
MARTES 7
DICIEMBRE, 2021

La Habana
Año 63 de la Revolución
DE LA BASE...
Enfrentar la pandemia hizo crecer a un combinado deportivo

«Algunos tenían el temor de contagiarse, pero se crecieron. Varios jóvenes no estaban preparados para esto, pero la covid-19 los ha transformado en mejores personas, más solidarias», afirma su directora.


Por: Lisset Isabel Ricardo
(guajira@inder.cu)
martes, 19 de octubre de 2021 10:10 AM



Foto: Cortesía CD Luis García Moré

La Habana.- UNA FIRME respuesta ofreció el colectivo del Combinado Deportivo Luis García Moré, que atiende el Consejo Popular de Ceiba-Kohly en Playa, al llamado del gobierno municipal para el enfrentamiento a la covid-19.

No sorprendió esa reacción por tratarse de un centro de referencia provincial, reconocido por sus resultados en la formación deportiva desde edades tempranas y en la prestación de servicios a la comunidad. Allí resalta además la cohesión entre sus trabajadores y el sentido de pertenencia.

Ante el avance de la pandemia en Cuba, en marzo de 2020, nadie se cruzó de brazos. Dieron continuidad al trabajo, caracterizando a cada trabajador por su edad y patología, y saliendo a cumplir las tareas de alto impacto social que el gobierno orientó, con la sensibilidad que exigía el momento.

La otrora esgrimista y Licenciada en Cultura Física y Deportes, Tania Rivas Hidalgo, llegó al Combinado en 1995 y desde 2006 funge como su directora. Con entusiasmo visible relata la cooperación vivida tras tener que enviar a casa a los trabajadores mayores de 65 años. Entonces los menos vulnerables atendieron las guardias obreras, la protección de los medios y la higienización de la instalación.

«De los más jóvenes, 12 se incorporaron al Sistema de Atención a la Familia (SAF) para llevar a los ancianos su alimentación desde los comedores. Incluso donaron sus vacaciones para este quehacer que califico de titánico. Ni la lluvia los detuvo en una etapa en que se interrumpió el transporte», narra.

«Hablo de egresados de la Epef y la universidad llegados para el curso 2019-2020 con un pensamiento retador. Aspiraban a un gimnasio todo equipado que no tenemos. Pero fortalecimos el trabajo político-ideológico y de comunicación, y luego mostraron una actitud diferente», relata.

«La covid-19 nos dejó una bonita experiencia. Al principio muchos no quisieron asumir, había miedo porque se trata de una enfermedad letal. Muy pocos tuvieron disposición inmediata, pero paulatinamente se fueron incorporando.

»Comprendíamos que ellos estaban preparados para dar clases, pero les explicamos que la vida imponía una nueva actividad. Nos ayudó mucho ir al SAF, hacer el levantamiento de sus condiciones, presentarlos y darles todo el apoyo desde el consejo de dirección. No los dejamos solos nunca», comenta.

Tania recuerda que fueron 40 días sin descanso y que recibieron el reconocimiento del gobierno municipal. También que en una segunda fase, cuando se les dijo que podían retornar al Combinado, no quisieron. Nuestros trabajadores se sensibilizaron con los problemas de cada abuelo.

«También sucedió en los centros de zona roja, donde estuvieron tres profesores, así como en los focos de la comunidad y en las tareas de pesquisaje y mensajería. Sin duda se crecieron», afirma.

La directora relató la singular historia de un joven de apenas 19 años de edad, a quien propusieron para el SAF y se negó. Pero surgió un foco en una circunscripción, no tenían a quién enviar y ella junto a la subdirectora dieron el paso.

«La primera puerta que toqué fue la de ese joven. Cuando me vio dijo: profe, a la orden. Hasta hoy ha cumplido en todo. En este período surgieron actitudes muy bonitas y humanas, unas de agradecimiento y otras de superación. Algunos tenían el temor de contagiarse, pero se crecieron. Varios jóvenes no estaban preparados para esto, pero la covid-19 los ha transformado en mejores personas, más solidarias», sostiene.

«Los estimulamos con el aplauso y sus fotos en los murales, que ya es una tradición en el Combinado. Al principio algunos se avergonzaban, pero ya les gusta este proceder como una manera de valorar las buenas actitudes», asegura.

En los meses de julio y agosto de 2020 se autorizaron los servicios a la población en los gimnasios al aire libre y en deportes que no exigieran contacto personal. También desarrollaron actividades del verano en parques y otros espacios.

«El trabajo en esa etapa sirvió de base para la siguiente en 2021. Estaban creadas las condiciones. Aquella experiencia maravillosa dio paso a otra. De nueve jóvenes profesores llegamos a 16, quienes ayudaron en las colas de las tiendas en MLC, en la preparación de los vacunatorios, el pesquisaje, el SAF y la zona roja. Fueron en una ocasión a la UCI y pidieron volver», recuerda.

Otro grupo de trabajadores cuidaron del Combinado haciendo tareas de mantenimiento, pintura, limpieza y creación y protección de medios. También hicieron trabajos de investigación y prosiguieron su preparación metodológica.

A los niños de perspectiva inmediata en el deporte les dieron seguimiento mediante llamadas telefónicas, mientras que a los adultos mayores les ofrecieron atención sicológica y les indicaron ejercicios para el hogar.

«El otro grupo estaba tres días en las tiendas y el resto de la semana ante compromisos laborales, como indica la resolución. Recibieron su salario completo. Igual apoyaron a otros combinados y participaron en actos de reafirmación revolucionaria», detalla.

Los más jóvenes, sin vínculo laboral anterior, se fueron comprometiendo con el trabajo, con la dedicación y la sistematicidad que caracteriza al centro. Observaron el ejemplo de quienes dieron el paso al frente sin vacilación para tareas de alto impacto social.

«Los cuido, voy con mis cuadros a donde los ubican, sienten nuestro apoyo y les orientamos que no se fíen y se cuiden. Cuando no estamos de acuerdo con algo conversamos con los compañeros del gobierno, pues soy responsable de ellos. No permito que los pongan a hacer cosas que no les corresponden. Al final solo uno de ellos se contagió de la covid-19», explica.

Una de las iniciativas del Combinado consiste en conservar su memoria histórica. Los murales han contribuido a compartir las experiencias de trabajo antes y durante la pandemia. Se trata de una forma de reconocer la labor realizada.

«Resumimos mediante fotos las celebraciones por el 19 de noviembre, Día de la Cultura Física y el Deporte; el 23 de febrero, creación del Inder; la colocación de pegatinas en las casas olímpicas, los recibimientos a delegaciones, las donaciones de sangre y el apoyo y reconocimiento a glorias del deporte, entre otras acciones», enumera.

«Nunca nos hemos detenido, ha habido estabilidad en cuanta tarea se ha convocado. Estoy muy orgullosa de cada trabajador. No escatimo energías ni sacrificios para acompañarlos en lo que emprendamos. Estamos listos para brindar servicios y cumplir nuestro objeto social principal: formar deportistas en el primer escalón de la pirámide del alto rendimiento», concluye.

Más Fotos
ÚLTIMAS NOTICIAS
Julio Hechenique González
 
Baloncesto callejero 3×3
(23-11-2021)
PUBLICACIONES EN INTERNET
Granma | Juventud Rebelde | Trabajadores | Cubadebate | AIN | Prensa Latina | Opciones | CubaSi | Cubahora | Cubaperiodistas
ISSN 1027 - 3905 email: jit@inder.cu
DIRECTOR Rudens Tembrás Arcia JEFE DE FOTOGRAFIA Roberto Morejón. ADMINISTRACION Miguel Lázaro Galbán Álvarez
CONCEPCION VISUAL Kalman Aguilar Fait DESARROLLO DIGITAL CINID. CORRECCION Adiasel Pérez Nines REDACCION Y ADMINISTRACION Vía Blanca y Boyeros, Cerro, La Habana.
Teléfonos 648-7084 y 640-6838 EDICION Dirección de Prensa y Propaganda del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) ESTADISTICAS Centro de Investigación e
Informática del Deporte (CINID)