HORA DE CUBA: 12:06 AM

Publicación del Instituto Nacional de
Deportes, Educación Física
y Recreación INDER
SÁBADO 4
FEBRERO, 2023
Visitas: 14156 Usuarios activos: 4051
La Habana
Año 65 de la Revolución
Oscar Periche Cardet
Un pulpo que se regenera
Se precia de ser un hombre que prefiere la verdad al silencio, el choque frontal a las artimañas, el hoy al mañana, la modestia a la falacia, y su Gibara natal a todo el oro del mundo.

Por: Tony Díaz Susavila
(antonio.diaz@inder.gob.cu)
jueves, 16 de mayo de 2013

Trayectoria...
Uno de los mejores porteros del polo acuático cubano de todos los tiempos, sumó una hoja de servicios en la que destaca su asistencia a cuatro Juegos Olímpicos.
En la actualidad...
Retirado, continúa colaborando con el deporte que lo hizo célebre.

La Habana (16 may).- HABLA con la misma determinación con que detenía balones sin importarle el contrario.

Apodado El Pulpo, "regenera tentáculos" para enfrentar la cotidianidad con la entereza que lo llevó a ser considerado de los mejores del planeta.

Sus palabras están respaldadas por 62 años de experiencias como atleta, entrenador, padre, amigo.

Se precia de ser un hombre que prefiere la verdad al silencio, el choque frontal a las artimañas, el hoy al mañana, la modestia a la falacia, y su Gibara natal a todo el oro del mundo.

Oscar Periche Cardet, el único cubano incluido en el Salón de la Fama del polo acuático, según la Federación Internacional de Deportes Acuáticos (FINA), disfruta de las aguas de la piscina de la Ciudad Deportiva capitalina como quien busca respuestas, y las ofrece ante la solicitud de JIT.

¿Por qué portero?

En mis años de adolescente siempre recibí, lo mismo en el béisbol, como receptor, que en el fútbol, como arquero. Llegué al polo acuático después de hacer equipo Oriente en voleibol en unos Juegos Escolares, allá por 1965. Pero no me gustó el tratamiento que me dieron al regreso y como iba asiduamente a la piscina allí me quedé.

Había practicado también atletismo y baloncesto, porque de todas maneras iba a ser deportista. Ese era mi sueño, mi determinación.

Teo Argüelles fue mi primer entrenador. Desde el principio me ubicó en la portería, por mis largos brazos y porque no me gustaba mucho nadar. Me ayudaron mi paisano Rodolfo Ruiz y después el checo Bartolomé Scavnisky.

¿Llegó a la preselección nacional siendo todavía juvenil?

Seis meses después de incluirme en el equipo de Gibara, con el que competí en un nacional, ya formaba parte de la preselección nacional. Tenía 15 años. Los técnicos convocaron a ocho porteros. Fui el último en pasar un riguroso examen y me escogieron.

¿Usted tiene al agua como su segundo hábitat natural?

Me ves mirar esta piscina. Es que aquí casi nací para el mundo. Fue donde jugué mi primer partido internacional, en 1967.

Prácticamente de aquí salimos para el Torneo Esperanzas Olímpicas, que ese año fue en Moscú.

Allí fui seleccionado el mejor portero, y eso me sirvió para asistir a los Juegos Olímpicos de México’68. Ese año resulté el novato del deporte.

Después estuve en las otras tres olimpiadas que siguieron, incluida la de 1980, donde conseguimos la todavía mejor actuación cubana con un quinto lugar. En México fuimos octavos, en Munich’72 novenos y en Monteral’76 séptimos.

Se retiró en 1984. ¿Por qué?

Tenía 35 años. Es cierto que podía haber estado un poco más, pero hay que darle paso a los jóvenes. Los reflejos no eran los mismos y un portero necesita de ellos, especialmente en el agua.

En los años que estuve en la selección nacional me entregué siempre y no quería ensuciar lo que había hecho. Fui capitán del equipo y participé en alrededor de 100 torneos internacionales con casi 500 partidos, pero no me preguntes cuántos goles me hicieron, y tampoco cuántos evité, es más fácil hablar de cuántos centroamericanos, panamericanos y olimpiadas tuve, porque como dicen en la pelota el número mágico es cuatro, o sea estuve en cuatro de cada uno.

¿Y mundiales?

Participé en los de Belgrado’73, donde fuimos sextos; Cali’75 (cuartos), Berlín’78 (décimos) y Guayaquil’82 (quintos).

También estuve en eventos de la federación internacional que le llaman copas FINA, por las siglas. Fueron dos, en Estados Unidos.

El primero en Long Beach, en 1981, en que fuimos terceros, y el otro en California, en 1983, cuando nos ubicamos séptimos. Súmale a eso dos Universiadas, en Moscú’73, con plata, y Sofía’77, novenos.

De los que te acompañaron u otros, ¿a quiénes incluirías en un equipo todos estrellas del polo cubano?

Como portero a José Ángel "Bolondrón" Ramos, como atacadores-defensas a Nelson Domínguez, Jorge Rizo, Gerardo Rodríguez, Pablo Roger Cuesta y Orlando Cowley, e Iván Pérez como hombre poste.

Hace año y medio usted regresó de una colaboración deportiva en México. ¿Qué legado le dejó?

Los infantiles que entrené quedaron segundos y los juveniles alcanzaron oro en el campeonato nacional. Estaba en el Distrito Federal, pero no podía dirigir, porque lo establecía la contratación.

En total fueron cuatro años, desde el 2006 al 2010. Creo que el mayor legado fue la selección de muchachos con posibilidades y un sistema de trabajo-entrenamiento.

Antes de irme para México estaba con la preselección nacional juvenil cubana de varones, de la que salió Onassi Rivera, el cienfueguero, de los que más potencial le veo.

Esos muchachos lo que necesitan es juego, mucho juego. Ahí está su talón de Aquiles.

El húngaro Karoly Laky, su director por años, lo calificó como uno de los jugadores más completo de la selección nacional. ¿Por qué?

Tal vez por la unión de las condiciones naturales que tenía, mi formación, y lo que le ponía al juego. Además de los reflejos, la velocidad a la hora de nadar, hay que ser valiente.

Una vez un yugoslavo me dio en plena cara en un partido y estuve medio noqueado en el agua los dos tiempos. Pero no le hice señas al propio Laky.

También hay que ser compañero dentro y fuera de la piscina. Entre mis amigos más queridos tenía y tengo a Rizo, que hoy asesora el entrenamiento de la selección masculina.

¿La familia?

Tengo dos hijos, la hembra cuadripléjica hace cuatro años por un accidente de tránsito. Hoy le dedico mucho más tiempo y ayudo a mi esposa en ello y otros quehaceres. La familia lo es todo. No hay humano que pueda vivir medianamente feliz sin familia, al menos eso pienso.

¿Qué le queda por realizar?

Visitar el Hall de la Fama de la FINA, que está en Long Beach, Estados Unidos. Según me han dicho ahí aparecen, entre otros, porque imagino que será grande, Rantko Rudio, de Yugoslavia, y Eric Lindroth, de Estados Unidos, dos estrellas del polo acuático mundial.

Curtido de niño como ayudante de albañil, vendedor de periódicos, leche, carbón y almejas en su Gibara querida, hoy pretende compartir con los veteranos en la piscina del centro recreativo Camilo Cienfuegos, en el Vedado habanero.





married and want to cheat reasons why women cheat why do husbands cheat
click here why wives cheat on husbands wife cheated
risks of abortion pill click link
risks of abortion pill abortion with the pill link
My husband cheated on me how many women cheat women love to cheat
I cheated on my wife read here women looking to cheat
reasons married men cheat how to cheat husband love affairs with married men
bystolic free trial coupon go bystolic coupons for free
aspiration abortion cost average cost of abortion how to get the abortion pill
aspiration abortion cost open how to get the abortion pill
ÚLTIMAS NOTICIAS
Reynaldo Vera
 
Diagnóstico de recreación física comunitaria
(12-05-2022)
PUBLICACIONES EN INTERNET
Granma | Juventud Rebelde | Trabajadores | Cubadebate | AIN | Prensa Latina | Opciones | CubaSi | Cubahora | Cubaperiodistas
ISSN 1027 - 3905 email: jit@inder.gob.cu
DIRECTOR Rudens Tembrás Arcia JEFE DE FOTOGRAFIA Roberto Morejón. ADMINISTRACION Miguel Lázaro Galbán Álvarez
CONCEPCION VISUAL Kalman Aguilar Fait DESARROLLO DIGITAL CINID. CORRECCION Adiasel Pérez Nines REDACCION Y ADMINISTRACION Vía Blanca y Boyeros, Cerro, La Habana.
Teléfonos (537) 6487084 y (537) 6406838 EDICION Dirección de Prensa y Propaganda del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) ESTADISTICAS Centro de Investigación e
Informática del Deporte (CINID)