HORA DE CUBA: 06:16 AM

Publicación del Instituto Nacional de
Deportes, Educación Física
y Recreación INDER
MARTES 16
OCTUBRE, 2018

La Habana
Año 60 de la Revolución
Ser entrenador

La relación profesor-atleta ocupa un lugar crucial en toda organización deportiva, y es resultado del marco sociocultural y económico que sirve de base a las acciones de ambos.




Por Dr.C. Francisco Enrique García Ucha
martes, 02 de octubre de 2018 12:00 AM


POR MUCHO que reconozcamos su papel y apreciemos su desempeño, no alcanzamos a atrapar la complejidad y verdadero significado de la figura del entrenador.

La relación profesor-atleta ocupa un lugar crucial en toda organización deportiva, y es resultado del marco sociocultural y económico que sirve de base a las acciones de ambos.

Desde hace aproximadamente 20 años realizo investigaciones sicológicas sobre los entrenadores, que incluyen su estilo como líderes, el manejo de conflictos en el proceso de preparación; los vínculos con los alumnos y los aspectos relacionados con el estrés que enfrentan como resultado de su labor.

Hay muchos pros y contras en la carrera de un entrenador. Se les señala, ante todo, que se sienten como tal aun sin estar en el “terreno de juego”.

Un cambio en la alineación de un partido de béisbol desencadena los comentarios de los espectadores y especialistas, aun cuando estos no tengan la experiencia e información de quien tomó la decisión.

Se discuten y analizan los pronósticos lanzados por el técnico, sin considerar a plenitud que su cumplimiento depende de una cantidad de factores que se constituyen en riesgos latentes.

Por esa razón, los entrenadores dedican, además de las horas de labor frente a sus discípulos, mucho tiempo a la planificación y el aseguramiento de las actividades competitivas.

En este ajetreo se asumen funciones que rebasan las actividades planificadas, como son la representación del equipo, regular las relaciones internas del grupo, fungir como árbitro, símbolo, ejemplo, educador y hasta figura paterna o materna.

Las investigaciones sicológicas no agotan el conocimiento sobre la personalidad del entrenador, la cual abarca aspectos sociológicos y filosóficos. Sin embargo, puedo afirmar que esta figura ejerce la mayor influencia sobre el deportista, y conoce al mismo tiempo que su rendimiento estará determinado por su cúmulo de acciones.

Preparar física, técnica y tácticamente al atleta para obtener los rendimientos previstos; educar su personalidad con vistas al cumplimiento de las exigencias de la preparación y las competencias; dirigir, orientar y apoyarlo para la consecución de los resultados planificados, son actividades que solo el entrenador puede acometer.

Como tendencia, los preparadores que solicitan con mayor urgencia y avidez la ayuda de otros especialistas, como médicos, biomecánicos, fisioterapeutas, estadísticos, nutriólogos, antropometristas y sicólogos, entre otros, son los que logran rendimientos elevados y estables.

Tienen la concepción de que no son los mejores sicólogos del deportista, ni los mejores médicos, ni los mejores biomecánicos. Saben que tales especialidades en la “era del conocimiento” requieren dedicación extrema y saberes profundos para ser aplicados en la actividad del músculo.

Tales especialistas de las ciencias aplicadas cumplen roles de expertos y asesores, que resultan de muy alta ayuda para su liderazgo dentro del equipo o grupo, sobre todo en el más alto grado de rendimiento.

Trabajé con maestros que alcanzaron lugares cimeros a nivel olímpico y mundial. Su influencia en la esfera educativa y su ejemplo me sirvieron para desarrollar la sicología e imponerme ante derrotas y situaciones críticas.

Eso es el deporte: un proceso de preparación para la vida; una herramienta formativa imprescindible para enfrentar retos. Hace varios años, una gloria olímpica cubana, ya siendo entrenador, representaba a nuestra Isla en una nación que entraba en una gran crisis económica.

¿Qué piensas hacer ahora que el deporte entrará en crisis en este país y tu gestión se verá afectada? Le pregunté. Y me contesto con firmeza, con confianza, con valor: «Voy a hacer lo mismo que cuando fui a la Olimpiada: luchar con optimismo y vencer».

Mucho tenemos que aprender todavía sobre cómo llevar a nuestros sentimientos y actuares el ejemplo de estos héroes del deporte cubano.

 

ÚLTIMAS NOTICIAS
José Gastón Ibáñez Gómez
 
Ser entrenador
(02-10-2018)
PUBLICACIONES EN INTERNET
Granma | Juventud Rebelde | Trabajadores | Cubadebate | AIN | Prensa Latina | Opciones | CubaSi | Cubahora | Cubaperiodistas
ISSN 1027 - 3905 email: jit@inder.cu
DIRECTOR Rudens Tembrás Arcia JEFE DE FOTOGRAFIA Roberto Morejón. ADMINISTRACION Miguel Lázaro Galbán Álvarez
CONCEPCION VISUAL Kalman Aguilar Fait DESARROLLO DIGITAL CINID. CORRECION Adiasel Pérez Nines REDACCION Y ADMINISTRACION Vía Blanca y Boyeros, Cerro, La Habana.
Teléfonos 648-7084 y 640-6838 EDICION Dirección de Prensa y Propaganda del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) ESTADISTICAS Centro de Investigación e
Informática del Deporte (CINID)