HORA DE CUBA: 11:17 PM

Publicación del Instituto Nacional de
Deportes, Educación Física
y Recreación INDER
MIÉRCOLES 17
JULIO, 2019

La Habana
Año 61 de la Revolución
Mayra Ferrer del Valle
Pionera del voleibol de playa
Aunque hubiera querido obtener mejores resultados como jugadora, le fascina enseñar a las nuevas generaciones, no solo técnicas y estrategias, sino también contribuir a su formación integral.

Por: Lisset Isabel Ricardo
(guajira@inder.cu)
martes, 11 de febrero de 2014

Trayectoria...
Pionera del voleibol de playa, asistió a circuitos mundiales y otros eventos internacionales tras integrar la preselección nacional de sala, con la que escaló importantes podios.
En la actualidad...
Entrenadora principal de la selección nacional de playa. En el 2013 sus alumnas debutaron con medalla en el circuito de NORCECA.

La Habana (11 feb).- DESDE Palma Soriano sus padres se trasladan a Esmeralda, a unos 80 kilómetros de la ciudad de Camagüey, cuando ella apenas tenía dos añitos. A medida que crecía entre sus cuatro hermanos, Mayra Ferrer del Valle sobresalía por sus habilidades: lo mismo conducía fácilmente una carriola que se encaramaba a un árbol a la velocidad de un felino.

Con el tiempo, aunque no fue extremadamente alta, exhibía una buena talla. Un día acompañaba al único varón de la casa a pelarse y llegó al local una morena que le preguntó si quería ser voleibolista, pero ella desconocía de qué hablaba, pues en su hogar no había televisor y nunca visitó un área deportiva.

La joven era Cándida Rosa Jiménez Amaro, la misma entrenadora que en esa época captó a Mireya Luis y a otras que sobresalieron en el equipo de lujo como Tania Ortiz, Idalmis Gato y más tarde Yumilka Ruiz.

Aquel encuentro representó para Mayra el abrazo a una disciplina que 36 años después ama con la misma pasión y le dio la oportunidad de integrar la preselección nacional de sala, ser de las pioneras cubanas en playa, y el privilegio de conservar en su cofre medallas en ambas modalidades.

Sobre el taraflex, a partir de 1983, consiguió integrar los equipos que alcanzaron podios en Juegos de la Amistad, torneos NORCECA, mundial juvenil de Perú (plata), lides regionales universitarias y los XVI Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1990 (oro), postergados para noviembre, pues México los acogió ese mismo año solidariamente ante la imposibilidad económica de la designada Colombia y de Guatemala, en su intento por salvarlos.

También asistió a las giras de invierno por países europeos (Hungría, Bulgaria, Italia, Holanda, y las extintas Unión Soviética y Checoslovaquia), que incluía tradicionales copas, cuando en la isla existió la mayor población de jugadores y un sistema de promoción de la base que correspondía a la intensa, rigurosa y triunfante labor en el alto rendimiento.

En 1991 la recia jugadora no hizo equipo a la cita panamericana de La Habana, pero reconoce que el avezado entrenador Eugenio George escogió a jugadoras muy fuertes y otras jóvenes que ya despuntaban.

¿Quién te propone pasarte al voleibol de playa?

El entonces comisionado nacional, Inocencio “Yoyo” Cuesta, pero no conocía bien ese juego, aunque lo había visto en Estados Unidos cuando ese país incursionaba en la modalidad como Brasil, y pensé que aquel juego era una recreación, pero cuando empecé a entrenarlo cambié totalmente de opinión.

¿Qué recuerdos te acompañaban de tus inicios en el voli?

A mi mamá recelosa, a los nueve añitos Cándida me llevó para la EIDE Cerro Pelado de Camagüey cuando todavía una de mis cuatro hermanas me bañaba, porque ella trabajaba y yo ni sabía peinarme bien... El aula de cuarto grado donde me encontré a Mireya Luis, el centro en el cual solo conocía a Ana Lidia Martínez, igual de Esmeralda... Pero como todas éramos niñas y bajo las mismas condiciones, nos llevábamos bien, y otras que no llegaron al equipo nacional siguen siendo mis amigas.

¿Siempre fuiste pasadora?

En la EIDE fui rematadora principal, cuando llegué a La Habana era una de las más bajitas y me desempeñé como colocadora y le concedí importancia, pero me gustaba más rematar. En los centroamericanos y del Caribe del 90 fui atacadora porque el ya fallecido Antonio Ñico Perdomo me dijo “Jugaste muy bien el nacional en el pase, hiciste equipo, pero tienes que ser atacadora porque en tu posición están Tania Ortiz, Josefina O´Farril y Lily Izquierdo”, y obviamente acepté, fui regular y disfruté junto a ellas el título.

¿Qué te representó el mundial juvenil en Perú?

Por mi desempeño como pasadora subir al equipo grande. En aquel campeonato jugué con Magaly Carvajal, Regla Bell, María Cárdenas, Isel Saavedra, Magaly García y Ana Luisa García, y aunque perdimos el oro contra Brasil mantuvimos en el podio a Cuba, que dos años antes resultó monarca.

¿Otro momento que no olvidas?

El que más disfruté, en ese mismo 1989 fogueándonos para el mundial juvenil. En un segundo grupo con Aracelys Serrano, Ana Luisa Hourrutinier, Norka Latamblet, Imilsis Téllez, compartimos una gira de 45 días a Italia, donde habían invitado al equipo de la URSS campeón olímpico en Seúl, y cuando el director técnico Nikolai Karpol supo que no éramos la selección principal se negó a enfrentarnos porque él ya había sumado una cadena de triunfos sobre ella, pero finalmente aceptó, y para su sorpresa le ganamos ante unas gradas abarrotadas. Luego se disculpó y confesó que no pensó en una derrota con jugadoras de segunda línea.

Entonces, ya en playa en 1991, ¿cómo fue el debut?

En aquella etapa todas las playeras proveníamos de la sala y entrenábamos en la antigua ESPA nacional. Josefina O´Farril fue la que me acogió. Cuba recibió en 1992 una invitación para jugar en el circuito brasileño y en la eliminación hice dúo con la capitalina Lázara González y ganamos. Un mes después, en agosto, vivimos una experiencia que nos ayudó mucho, ganando algunos juegos con parejas de menos nivel. Volvimos en noviembre y terminamos sextas y asombramos por los adelantos.

Otras competencias...

Después de tres fases en el circuito brasileño asistimos en el mundial a las paradas en Chile (12 lugar) y Brasil (8). Un año después ocupamos primero y segundo en dos rondas en el de México y en el del orbe quedamos séptimas en Copacabana y duodécimas en Chile, y fuimos titulares nacionales.

En 1994 nos ubicamos novenas en la ronda de Brasil del circuito mundial y terceras en Las Cuatro Grandes de Curazao. Al salir Lázaro del equipo me uní a la holguinera Rubinelda Henry, con quien participé en el circuito mexicano, en el mundial, en el campeonato del orbe y en el circuito español, donde logramos el oro. En este período nos preparaba Celestino Suárez ("Tinito") y del 96 al 99 Osvaldo Abreu.

¿Tuviste que volver a cambiar de compañera?

En 1997 hice dupla con la guantanamera Noemí Blanco y participamos en las fases del circuito mundial en Estados Unidos, Francia, Italia y Portugal; en 1998 conquistamos plata en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Maracaibo y quinto lugar en los panamericanos de Winnipeg´99, en Canadá, posición que valoro mucho porque la conseguimos casi acabada de operar de las rodillas. Ya tenía 31 años y jóvenes valores reclamaban con sus actuaciones un justo lugar, y decidí retirarme del deporte activo.

¿Te gustó más la playa?

La sala me trae buenos recuerdos: mis compañeras, vivencias juntas, la emoción con que se juega, pero la playa te atrapa, además del espectáculo. Se juega con más independencia y te hace madurar más rápido y creas más carácter, pues no hay un suplente, siempre juegas, por eso debes entrenar muy fuerte, ya que tienes que dar todo en el terreno, y eso te aporta mucha voluntad. Pero no te niego que en mis ratos libres me gusta ver entrenar a las muchachas de sala.

¿Qué te marcó más como jugadora?

La oportunidad de ser una pionera en playa, de ganar una medalla en Juegos Centroamericanos y del Caribe, solo superada por dos estelares como Laura Almaral y Mayra Huerta, de México, que había comenzado antes en esta disciplina, así como el quinto puesto de Winnipeg´99, donde por vez primera se incluyó la playa cuando para mí representaba el fin de la carrera deportiva. No pude prepararme bien, asistí pocos días después de salir del hospital, pero solo podíamos competir las dos que habíamos clasificado en un torneo NORCECA. Noemí me ayudó mucho y tuvimos un desempeño aceptable.

Semejanzas y diferencias de ambas modalidades.

Hay quienes ven dos voleiboles, y pienso que no. Son los mismos elementos técnicos, solo que en playa tienes arena, sol y aire. No obstante a la hora de ejecutar haces lo mismo, excepto algunas habilidades que en playa se permiten, pero por algo tienen el mismo nombre, voleibol. Las diferencias son precisamente lo que los caracteriza, la cantidad de jugadoras (6 y 2) y el terreno (9x18 y 8x16), pero la net tiene la misma altura en ambos (2,43 metros para los hombres y 2,24 en el femenino).

¿Cómo te conviertes en entrenadora?

Al decidir el retiro me quedo en el equipo para concluir mis estudios en ese curso y Orlando Samuels, en playa en aquellos años, me pide que lo ayude en el terreno, y acepté. Incluso continué un tiempo de capitana, asistía a las reuniones, aconsejaba y enseñaba a las más jóvenes a la vez que me cultivaba al lado de un técnico de sus conocimientos.

Me fascina enseñar esta disciplina, creo es lo mejor que he hecho en mi vida deportiva, me gusta ser perfeccionista y generalmente a quien es así le gusta enseñar.

Supe que en El Salvador hiciste un excelente trabajo...

Allí fui de misión del 2001 al 2003 y es donde de verdad me formo como entrenadora. Cuando llegué ese país estaba en el lugar 12 del área NORCECA y lo dejé en el tercero, cuarto en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en el propio Salvador en el 2002, y campeón en Centroamérica, nivel en el cual nunca había podido superar a Costa Rica. El presidente de la NORCECA, Cristóbal Marte, me entregó un diploma por mi contribución al crecimiento del voleibol de playa en tan corto tiempo.

¿A tu regreso tomas las riendas del equipo nacional juvenil?

Empecé con los dos sexos junto a Manuel Torres en el 2004 en el CEAR Giraldo Córdova Cardín. Al siguiente año nos trasladamos al Centro Nacional de Playa en Ciego de Ávila, donde estuve hasta que en septiembre del 2012 me eligen al frente de la selección nacional. Pienso que al margen de mi labor en El Salvador esto obedeció a la promoción de varias jóvenes y que no solo me interesa la parte técnica, también la formativa, pues muchos atletas llegan con problemas sociales y hay que tratar de insertarlos en el sistema estudiantil, la beca y encaminarlos en una tarea que requiere consagración y entrega. Entrenarlos es menos difícil que formarlos, y en playa ha faltado esto en algún momento y por eso en parte no se han incrementado los buenos resultados que nos distinguieron.

¿Qué más le falta al voli playero?

Más población, era lo que existía antes y había rivalidad, y casi todos querían pasar por playa. Hoy nos falta esa masividad, el trabajo de las EIDE no es eficiente, tampoco las captaciones, no se debe aceptar a los de sala porque sobren, porque en términos de jugadores las características no son las mismas. Y en la alta competencia carecemos del roce internacional para seguir aprendiendo, de punteros en el área hemos descendido en el femenino al nivel 12, aunque donde primero hay que trabajar fuerte es aquí para cuando lleguemos a cualquier evento podamos decir ¡aquí estamos!.

Aspiraciones para Veracruz...

Mis jugadoras tienen voluntad de entrenar, ansias de competir y deseos de ganar, y pueden dar una sorpresa en los Juegos, pero debemos incluirnos entre las ocho primeras del ranking, de lo contrario tendríamos que enfrentar de inicio a las cuatro parejas líderes y eso complicaría la situación. México, Venezuela, Puerto Rico, Colombia y Puerto Rico están entre los más fuertes, pero hay deseos de garantizar una medalla.

Eres licenciada en Cultura Física, pero te sigues superando…

Entreno dos sesiones diarias, tengo deseos de hacerlo y hay ofertas, pero me limita el tiempo. Sería ideal que de una a cuatro de la tarde alguno de los tantos Instructores de la FIVB que tenemos nos diera preparación metodológica. Esa ayuda la necesitamos. Desde que estoy aquí no he recibido nada específico de playa.

¿Cuando retorne tu esposo de su misión sigues en el equipo?

Está por ver, en realidad no le gusta que cumpla un régimen de beca, pero vivimos en Ciego de Ávila y he aprovechado su ausencia para hacer este trabajo que tanto me gusta y apoyar a mi deporte, que lo necesita, a la vez que no me quedo atrás y entre mis alumnas disfruto por muy fuerte que sea cada jornada y me siento anímicamente como una veinteañera.

all women cheat why do women cheat how many people cheat
all women cheat why do women cheat how many people cheat
cheats link reason women cheat
cheats how to catch a cheat reason women cheat
click here why wives cheat on husbands wife cheated
the cost of abortion pill go abortion pill brooklyn
all wives cheat reasons women cheat why do husbands cheat
I cheated on my wife all wife cheat women looking to cheat
reasons married men cheat why men cheat love affairs with married men
reasons married men cheat click love affairs with married men
reasons married men cheat how to cheat husband love affairs with married men
bystolic free trial coupon bystolic coupons for free
how much does an abortion pill cost abortion clinics in indianapolis abortion clinics in baltimore
how much does an abortion pill cost saiftec.com abortion clinics in baltimore
aspiration abortion cost open how to get the abortion pill
cialis coupon cialis coupon cialis coupon
abortion pill abortion pill abortion pill
abortion pill abortion pill abortion pill
ÚLTIMAS NOTICIAS
Hilda Elisa Ramos Manes
 
Silvino García en tres... cuartos de siglo
(31-05-2019)
PUBLICACIONES EN INTERNET
Granma | Juventud Rebelde | Trabajadores | Cubadebate | AIN | Prensa Latina | Opciones | CubaSi | Cubahora | Cubaperiodistas
ISSN 1027 - 3905 email: jit@inder.cu
DIRECTOR Rudens Tembrás Arcia JEFE DE FOTOGRAFIA Roberto Morejón. ADMINISTRACION Miguel Lázaro Galbán Álvarez
CONCEPCION VISUAL Kalman Aguilar Fait DESARROLLO DIGITAL CINID. CORRECION Adiasel Pérez Nines REDACCION Y ADMINISTRACION Vía Blanca y Boyeros, Cerro, La Habana.
Teléfonos 648-7084 y 640-6838 EDICION Dirección de Prensa y Propaganda del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) ESTADISTICAS Centro de Investigación e
Informática del Deporte (CINID)