HORA DE CUBA: 07:05 PM

Publicación del Instituto Nacional de
Deportes, Educación Física
y Recreación INDER
LUNES 22
ENERO, 2018

La Habana
Año 60 de la Revolución
  • Este martes Foro Debate Digital sobre los Gimnasios en Cuba (10 Am) en JIT!!!
Evelio Hernández Soufront
Campeón de su tiempo

Ostenta las distinciones Mario Muñoz y Mártires de Barbados, así como también las medallas Pedro Soto Alba, las de por 10, 15, 20 y 30 años del Ministerio del Interior, la 50 Aniversario de la Seguridad del Estado y la de la Alfabetización, entre otras.


Por: Tony Díaz Susavila
(susavila@inder.cu)
martes, 22 de diciembre de 2015

Trayectoria...

Campeón en los mundiales de Nicaragua 1972, La Habana 1973 y Colombia 1976, en los centrocaribes de República Dominicana 1974 y en los Panamericanos de México 1975. Oro en la IX SNB, con Henequeneros y en la XVI con Citricultores.

En la actualidad...

Profesor de la Academia de béisbol de Matanzas.


EVELIO Hernández Soufront es de esos hombres bien enraizados a su tierra y seres queridos. Reconocido como imponente toletero y receptor de equipos matanceros y de Cuba, vive a sus casi 70 años (2 abril de 1946) como quien disfruta su último día.

Pocos saben de su desempeño como escolta de personalidades en sus días de miembro del Ministerio del Interior antes de dedicarse al béisbol por más de un decenio, y de sus 18 años en el Servicio Exterior tras retirarse del deporte activo.

Así han sido los andares de este cubano sencillo, jaranero, con vitalidad propia de los que no son derrotados jamás, y al que aflora el guajiro que llevan los nacidos campo adentro con tan solo corresponder a su saludo, como sucedió cuando JIT le propuso dialogar en el yumurino parque Victoria de Girón.

¿Naciste en Matanzas?

No, y tampoco en La Habana, como muchos piensan. Soy de Nicaro, en el norte de Holguín, pero me trajeron temprano para la capital y después anclé para siempre aquí en Matanzas.

¿Entonces te sientes yumurino?

Me siento oriental-capitalino-matancero. Soy cubano, que es orgullo por sabernos en tierra de gente libre.

¿Cuándo te iniciaste en el béisbol?

Estudiaba radio en la escuela Osvaldo Herrera, de La Habana, esa que está en la avenida Boyeros, cerca de la Plaza de la Revolución. Ahí, siendo un muchachón, me descubrió el profesor Paco Martín. Era inquieto y comencé a hacer pininos, pero no fue hasta que entré en el ejército que me discipliné, incluso en el béisbol.

¿Cómo fue eso?

Se pudiera decir que llegué a la pelota organizada por casualidad, porque teníamos torneos inter unidades y yo estaba entre los que iban a practicar voleibol, pero de pronto paró un camión con varios guardias vestidos de peloteros y me convidaron. Ahí mismo cambié.

¿Y la Serie Nacional?

Comencé porque en aquellos años 60 el Ministerio del Interior tenía un equipo, como la Policía, y jugamos un torneo entre nosotros y destaqué, comenzando la carrera que me hizo cátcher y hasta representé a Cuba en Campeonatos Mundiales.

¿Cuándo debutaste?

En la temporada 68-69 comencé con el Habana, pero casi enseguida pasé al Henequeneros campeón del 69-70, donde estaban Félix Isasi, Rigoberto Rosique, Tomás Soto, Gaspar “El Curro” Pérez, Alfredo García, Jesús Torriente y otros a los que siempre llevo conmigo. Con ellos, dirigidos por Miguel Ángel Domínguez, me hice campeón por vez primera. Ese era un equipazo, varios repetimos años después con el Citricultores de Juan Bregio de 1977, cuando se inauguró el Victoria de Girón. Estaba de cuarto bate.

¿Cómo llegaste al equipo Cuba?

Fui invitado a la preselección, primero, y a los Juegos Panamericanos de Cali, Colombia, pero no jugué. Después viajé a varios eventos.

¿Te hicieron ofertas para jugar en Grandes Ligas…?

Sí, representantes del equipo de los Rojos del Cincinnati de las MLB en Estados Unidos. Se me acercaron en más de una ocasión, pero la respuesta fue la misma. Después otros me abordaron para jugar en la Liga profesional de México. Siempre dije que no.

¿Momentos que le marcaron?

Entre los recuerdos más gratos guardo la victoria sobre Estados Unidos en los panamericanos del 75 y el tope amistoso del 76 con profesionales en Canadá, donde me hice de la triple corona de bateo, aunque también es inolvidable el Mundial de Cartagena, en Colombia.

En el de La Habana 1973 resulté máximo jonronero con tres junto a Isasi, en el 74 ganamos los Juegos Centroamericanos y del Caribe de República Dominicana y me incluyeron en el Todos Estrellas como receptor, y ese mismo año estuve en la Copa Intercontinental de Holanda y en una gira por Japón.

Dirigiste a Matanzas en la serie de 1997-1998…

Sí, pero no se me da mucho lo de dirigir equipos de béisbol, me gusta más enseñar. Hay varios receptores que pasaron por mí y que después fueron del Cuba. Prefiero no mencionarlos, ellos saben quiénes son.

¿Por qué usaste el 29?

Si supieras que con el Habana tuve el nueve, pero cuando vine para Matanzas ese lo tenía el campo corto Cárdenas, el 19 Wilfredo Sánchez, y el 29 Erwin Walters, nuestro director, pero me lo cedió, aunque me pidió que lo defendiera con honor, y creo que no lo hice quedar mal.

Hay un estudio de la receptoría en las primeras categorías en que apareces como coautor…

Sí, pero también aparece que soy Licenciado en Cultura Física y me gustaría aclarar que no tuve apenas tiempo para estudiar entre la vida militar y la deportiva. Fui profesor de la Academia Provincial y ese trabajo lo realicé de conjunto con la máster Belkis Pentón Hernández, profesora de la Universidad de Matanzas.

¿Cuál es el concepto que manejas para los que quieren ser buenos receptores?

El trabajo no pretende dar fórmulas. Fue una investigación seria en que aparece la experiencia adquirida a partir del vínculo con las diferentes categorías. Pero lo que le digo a todo atleta es que para triunfar en la vida lo primero es la disciplina y dedicación. Si no hay eso, se podrá tener mucho talento y capacidad, pero se diluyen.

Sabes que hay un pelotero de igual nombre, Evelio Hernández, en el salón de la fama del béisbol cubano. ¿Te gustaría que se repitiera ese nombre en tu persona?

Por supuesto. Sería un gran honor estar donde hay tantos que han hecho por la pelota cubana.

¿Cuanto ha representado para ti la familia?

Tengo cuatro hijos (Evelio Joel, Evelio Javier, Evelio y Armando Rafael), y aunque ninguno se hizo pelotero siento que son hombres de bien. También hay tres nietos que junto a ellos y mi esposa Norma son mi vida. La familia es mi todo.

¿Cómo te gustaría ser recordado?

Como un cubano que siempre defendió la Revolución, que da su vida por el Comandante en Jefe Fidel Castro, Raúl y su pueblo. Como un campeón de su tiempo.

bystolic discount coupon site daliresp patient assistance
how much does an abortion pill cost abortion clinics in indianapolis abortion clinics in baltimore
how much does an abortion pill cost abortion clinics in indianapolis abortion clinics in baltimore
abortion pill abortion pill abortion pill
ÚLTIMAS NOTICIAS

José Antonio Guerra Oliva
 
Altitud
(08-11-2017)
PUBLICACIONES EN INTERNET
Granma | Juventud Rebelde | Trabajadores | Cubadebate | AIN | Prensa Latina | Opciones | CubaSi | Cubahora | Cubaperiodistas
ISSN 1027 - 3905 email: jit@inder.cu
DIRECTOR Rudens Tembrás Arcia JEFE DE FOTOGRAFIA Roberto Morejón. ADMINISTRACION Miguel Lázaro Galbán Álvarez
CONCEPCION VISUAL Kalman Aguilar Fait DESARROLLO DIGITAL CINID. CORRECION Adiasel Pérez Nines REDACCION Y ADMINISTRACION Vía Blanca y Boyeros, Cerro, La Habana.
Teléfonos 648-7084 y 640-6838 EDICION Dirección de Prensa y Propaganda del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) ESTADISTICAS Centro de Investigación e
Informática del Deporte (CINID)