HORA DE CUBA: 04:54 PM

Publicación del Instituto Nacional de
Deportes, Educación Física
y Recreación INDER
VIERNES 16
NOVIEMBRE, 2018

La Habana
Año 60 de la Revolución
Yulio Zorrilla Palleija
Pistolero, informático, contador… dirigente

Diálogo con un tirador sobre historia deportiva y consideraciones relacionadas con la actualidad de ese deporte.


Por: Roberto Méndez
(robemen@inder.cu)
lunes, 22 de junio de 2015

Trayectoria...

Bronce en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro´07 y Guadalajara´11 en pistola 50 metros. Integró el equipo nacional por 10 años.

En la actualidad...

Subdirector de aseguramiento de la ESFAAR Cerro Pelado.


RARO es encontrar a un exatleta que tras retirarse y seguir vinculado al deporte no lo haga como profesor, técnico, metodólogo o hasta directivo. Quizás porque la mayoría se inclina por estudios en una esfera bien conocida.

Un caso singular se encuentra en la ESFAAR Cerro Pelado, donde un tirador devino subdirector de aseguramiento, rama que le “sonaba” distinto cuando era competidor activo y alumno de esa escuela.

Un alejamiento involuntario de los polígonos le pondría por delante el reto de integrarse socialmente desde distintos campos, por lo que no dejó de estudiar en su natal Bayamo dos profesiones como técnico informático y en contabilidad, importantes hoy en su vida.

En 10 años en el equipo nacional Yulio Zorrilla Palleija alcanzó como principales premios medallas de bronces en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro’07 y Guadalajara’11.

A su decir un estancamiento en cifras y el ascenso de figuras nuevas en la pistola, principalmente en las modalidades de libre 50 metros y la de aire 10 m, le llevaron a tomar la decisión de dejar la actividad en el 2013.

Tras logros de sus excompañeros por estos días en eventos internacionales, incluida una cifra inédita de seis clasificados a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro’16, JIT lo conminó a soñar para ellos y otras generaciones sobre un centro óptimo para entrenar, y a repasar su trayectoria.

Si nuestros atletas tuvieran un campo de nivel internacional, ¿hasta dónde pudieran llegar?

Imagínate: campo con sistema electrónico, cancha climatizada de armas neumáticas, excelente rampa para el skeet (tiro al plato con escopeta), buenas armas, balas, pellets, ropa, más competencias internacionales de nivel... Pudieran situarse muy alto.

Lo ideal sería mejorar toda la pirámide deportiva, pero en la base podría seguirse buscando el talento.

Incluso aquí se celebrarían torneos importantes. Todo eso daría un desarrollo que nos pondría, de seguro, en la cima de América. Si ahora nos batimos con Estados Unidos, Brasil, Canadá, México y Colombia, entonces los superaríamos.

Y nunca en el lugar que ocupa ahora el centro nacional.

La cercanía del basurero al Enrique Borbonet ha tornado insoportable la situación allí.

Entonces, ¿cuál es el secreto de más logros a pesar de menos condiciones?

Sin duda la estirpe de los deportistas cubanos. No creo que desde el punto de vista teórico y hasta técnico tenga una explicación. En el tiro hay una preparación decisiva con municiones, y ahora también con la tecnología. Únicamente se entiende a partir del trabajo con seriedad y constancia, de crecerse ante las dificultades y buscar alternativas. No solo de balas y en el campo, pues también invertimos mucho tiempo en traslado.

Otro aspecto es la unión tirador-entrenador-armero. Una anécdota bien cercana: los atletas fueron a la Copa de las Américas de Guadalajara con una ropa especial sin estrenar, la del nuevo reglamento, y aún así ya se conocen los resultados. A la anterior vigente se le hicieron las adaptaciones para ponerla a tono con la colaboración de la Industria Deportiva y con esa se entrenaron.

Otra: Grau junto con el armero Baquero construyeron una maqueta para llevarla a los certámenes para prepararse sin la necesidad de un campo convencional. 

¿Te sentías más cómodo en la pistola libre?

Me gustaba más y me sentía mejor con el anterior sistema de finales, cuando se sumaban las dos cifras, la de clasificación y final. Me iba bien, y con esa forma a veces entré de sexto y alcancé medallas, porque me gustaba trabajar con presión. Por ejemplo, aquí en el 2005 en los Juegos del ALBA de 10 disparos ocho tuvieron calificación de 10. Nosotros entrenábamos más a pesar de la escasez de balas. Es muy importante la preparación física, y además en el área centrocaribeña se entrena mayormente la de aire.

¿Y con el sistema actual? ¿Cómo lo catalogas?

Yo solo entrené un año con ese método y tiré una sola competencia con él. Implica prepararse muy bien después de entrar en la final y en los 20 disparos tienes que ir a tirar 10, porque un desliz no se perdona. Hay una gran exigencia, eventos que con 10.1 no vale, imagínate si estás tirando 10 y no te lo consideran.

Por otro lado, ahora con la técnica hasta el público puede ver los blancos y tus disparos, y las exclamaciones pueden hacer mella en la parte sicológica, así que también se deben preparar contra eso. 

¿Nunca fuiste a un evento de mayor nivel?

Mis puntuaciones no fueron tan altas para aspirar a eso, había que hacer entre 555 a 560 en la primera fase, y yo generalmente estaba entre 545 a 553. El tema del presupuesto fue otro rival: siempre hubo que dedicarlo a las principales figuras.

¿La inclinación por el tiro fue por voluntad o el destino?

De casualidad. Yo entrenaba en el círculo de interés Politrón de la entonces SEPMI y no sabía que eso no daba nota para Educación Física en séptimo grado. Cuando fui a pedírsela a fin de curso al profesor me dijo que debía inscribirme, así que primero lo hice en fusil y un mes después en pistola.

¿Te gustaba más?

No, es que al profesor de la EIDE le hacían falta alumnos de esa arma y me fue embullando y motivando con una pistola hasta que me decidí.

¿Participaste en Juegos Escolares Nacionales?

Entré a la EIDE Mártires de Barbados en 1989 y competí en 1992 con un mes de operado de apendicitis. Mi entrenador Ariel Palacios convenció a mi mamá y a los médicos que hacía falta, ganamos bronce por equipos. Un año después alcancé dos oros, dos platas y un bronce.

Ya en 1994 entré a la ESPA nacional al debutar con bronce en la categoría juvenil, y fui tres años campeón. Eso debió abrirme el camino al equipo nacional pero cometí una indisciplina en 1997.

¿Indisciplina juvenil?

Bueno, no creí que fuera de gravedad, pero fue una inmadurez casi con 20 años. Sin embargo fue dura la vergüenza de pararme frente al colectivo y llamar a mi mamá. El deporte se practica para enorgullecer a la familia, los amigos y el pueblo, y aquello me causó tremenda pena, tanto que pensé no pisar nunca más un campo de tiro.

Cuéntame de esos seis años.

Primero de CVP en el Partido Provincial, de ahí informático con plaza de cortador de vidrio en una empresa de la construcción, después cursos de informática y de contabilidad.

Y el regreso definitivo.

Después de los Juegos Olímpicos de Sydney en el 2000, mi compañero, amigo y coprovinciano Norbelis Bárzaga fue a mi casa y me dio ánimos. Insistió y me llevó a vincularme de nuevo.

En el Campeonato Nacional de Cienfuegos 2001 quedé cuarto, pero lo que más me agradó fue la acogida de muchos de mis antiguos compañeros. En el 2002 fui tercero y me invitan a la I Olimpiada del Deporte Cubano, pero decliné porque trabajaba en un banco y no me daban licencia.

En la inauguración de ese evento, ver en la televisión al equipo de tiro fue un mensaje y decidí volver a competir porque me convenció la idea de representar otra vez a Cuba.

En el nacional del 2003 tiré 550 y eso me dio el derecho a entrar en el equipo principal.

¿Satisfecho con lo hecho en esa década?

No todo. Los bronces en los Juegos Centroamericanos de Cartagena de Indias en el 2006, individual y por equipos en la pistola libre, y similar lugar individual en los Panamericanos de Río de Janeiro’07, me dejaron con sabor para más. También participé en Guadalajara en el 2011.

No estudiaste Cultura Física.

No tuve la oportunidad. Primero porque los programas de la universalización indicaban que si tenías un título debías hacer la maestría, en mi caso en contabilidad; luego ya había pasado los 35 años para hacerlo.

Retiro contra ascenso.

Consideraba que estaba estancado, venían figuras nuevas. Me decidí al presentarse la oportunidad de quedarme como director del campo de tiro. Estuve un año allí y llevo otro aquí.

¿Ahora comprendes ese cargo?

Bueno, es el puesto de más punto de contacto con los atletas. Tiene que ver con todo en su vida diaria. Cuando uno es atleta a veces piensa que los que están no quieren resolver los problemas, pero en la mayoría de los casos depende de otros factores y entidades para acometer la misión.

 

I cheated on my wife all wife cheat women looking to cheat
lilly coupons for cialis online cialis coupons prescription drug cards
how much does an abortion pill cost read abortion clinics in baltimore
lilly cialis coupon coupons for prescriptions prescription card discount
aspiration abortion cost open how to get the abortion pill
abortion pill abortion pill abortion pill
ÚLTIMAS NOTICIAS
José Gastón Ibáñez Gómez
 
Ser entrenador
(02-10-2018)
PUBLICACIONES EN INTERNET
Granma | Juventud Rebelde | Trabajadores | Cubadebate | AIN | Prensa Latina | Opciones | CubaSi | Cubahora | Cubaperiodistas
ISSN 1027 - 3905 email: jit@inder.cu
DIRECTOR Rudens Tembrás Arcia JEFE DE FOTOGRAFIA Roberto Morejón. ADMINISTRACION Miguel Lázaro Galbán Álvarez
CONCEPCION VISUAL Kalman Aguilar Fait DESARROLLO DIGITAL CINID. CORRECION Adiasel Pérez Nines REDACCION Y ADMINISTRACION Vía Blanca y Boyeros, Cerro, La Habana.
Teléfonos 648-7084 y 640-6838 EDICION Dirección de Prensa y Propaganda del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) ESTADISTICAS Centro de Investigación e
Informática del Deporte (CINID)