HORA DE CUBA: 05:48 PM

Publicación del Instituto Nacional de
Deportes, Educación Física
y Recreación INDER
SÁBADO 18
ENERO, 2020

La Habana
Año 62 de la Revolución
  • Matanzas es el nuevo campeón de la pelota cubana!!!
Waldo Santiago Muñoz
«Fidel fue nuestro mejor sicólogo»

Este hombre nacido el 16 de mayo de 1940 en Camagüey hizo gala de sus dotes de buen conversador y el intercambio con JIT devino agradable viaje en el tiempo, aunque terminó en la actualidad del deporte de sus pasiones.


Por: Roberto Ramírez
(promocion@inder.cu)
lunes, 11 de agosto de 2014

Trayectoria...

Peleó desde joven para ayudar a la economía familiar y se convirtió en el primer campeón nacional de los 71 kilos en el torneo Playa Girón de 1962. Comisionado nacional y presidente de la Federación Cubana de Boxeo entre 1965 y 1980, fue también vicepresidente de la federación internacional de 1974 a 1978. Árbitro Internacional con presencia en dos Juegos Olímpicos y entrenador de la selección élite juvenil durante 33 años.

En la actualidad...

Jubilado, se mantiene al tanto de lo que sucede entre las cuerdas y está siempre presto a ofrecer sus conocimientos a atletas y entrenadores.


La Habana.- BASTÓ llamarle el día antes para que Waldo Santiago recibiera a JIT en la sala de su casa, en el municipio capitalino de La Lisa, rodeado de fotos, diplomas, revistas y otros recuerdos que premian décadas de dedicación al boxeo.

Su experiencia como atleta, directivo y entrenador aporta razones suficientes para el diálogo, pero a las puertas del aniversario 40 del I Campeonato Mundial (La Habana del 17 al 30 de agosto de 1974) el tema impone protagonismo.

El entonces comisionado nacional y presidente de la federación cubana hizo gala de sus dotes de buen conversador y el intercambio devino agradable viaje en el tiempo, aunque terminó en la actualidad del deporte de sus pasiones.

Vayamos a la forma en que se gestó el mundial, a partir de la fuerte tendencia en favor del formato por continentes.

Era el criterio que defendía la AIBA, y se había designado a Nueva York para organizarlo con esas características, pero nosotros siempre consideramos mejor un torneo abierto a las selecciones nacionales y recibimos un gran apoyo del Comandante en Jefe Fidel Castro, quien orientó hacer todo lo necesario en ese sentido. Fue así que emprendimos una gira por Europa, fundamentalmente por los países del campo socialista, y logramos sumar defensores de nuestra posición, además de plantear que Cuba solo asistiría de esa manera.

¿Es entonces que surge la propuesta de La Habana como escenario?

Primero hay que decir que Nueva York renunció y surgió Japón como otra posible sede, todavía con la idea de un campeonato por continentes. Después llegó la reunión de la AIBA en Canadá, en 1973, donde un voto decidió la convocatoria libre y Cuba recibió la sede, mérito al que respondió a gran altura gracias al respaldo asignado por el gobierno.

Hablemos de la preparación del equipo.

Otra vez tengo que mencionar a Fidel, quien nos visitó reiteradamente y estuvo al tanto de todos los detalles. Fue él quien propuso que buscáramos otros aires y trasladamos los entrenamientos para Varadero, en la zona de Kawama, donde contamos con todas las condiciones.

¿Qué divisiones plantearon mayor rivalidad para escoger?

Debemos recordar que Orlandito Martínez se había lesionado y la elección de Jorge Luis Romero en los 54 kilos se produjo con gran oposición de Alberto Pérez, lo mismo que en 57, donde Mariano Álvarez también encontró resistencia en Orlando Palacios. En las otras categorías el panorama estaba más despejado para Jorge Hernández (48), Douglas Rodríguez (51), Luis Echaide (60), Enrique Regüeiferos (63,5), Emilio Correa (67), Rolando Garbey (71), Alejandro Montoya (75), Gilberto Carrillo (81) y Teófilo Stevenson (más 91).

¿Cuál era el pronóstico real?

Sabíamos que iba a ser un campeonato duro, muy duro, pero siempre tuvimos la convicción de que podíamos ganar, sin desconocer que había atletas más favoritos que otros pero con todos con el mismo empeño, y en ese aspecto tenemos que volver a resaltar lo que siempre he dicho: Fidel fue nuestro mejor sicólogo. Desde que nos alojamos en el hotel Habana Libre se reunía diariamente con los muchachos, dándoles ánimo y creando un tremendo ambiente de confianza y compromiso. Recuerdo cómo se acercó a Jorgito, que enfrentó un sorteo dificilísimo, y a Douglas, quien aun lesionado en una mano siempre dijo que no podía quedar mal con él.

¿Los cinco títulos superaron las expectativas?

En realidad sí, aunque respondió a la forma en que se trabajó para lograrlo, incluidos los atletas, el colectivo técnico y otros muchos compañeros que apoyaron tremendamente ese objetivo, y también fue una respuesta a la forma en que el público repletó el coliseo de la Ciudad Deportiva y al inigualable respaldo de Fidel.

¿Quiénes le impresionaron de manera especial?

Es difícil elegir, pero mencionaría a Teófilo, que peleó lesionado en un pie, a Jorgito por lo duro del sorteo, y a Emilio Correa, cuyo combate final con el estadounidense Clinton Jackson fue de lo mejor en ese evento, aunque igual me gustaría destacar a Carrillo, víctima de lo que consideramos un robo al perder 2-3 con el yugoslavo Mate Parlov.

¿Cómo atesora aquellas jornadas de triunfos y buena organización?

Ciertamente como una oportunidad única, sobre todo por el hecho de haber estado cerca de Fidel y saberlo constantemente preocupado por los atletas, hasta el detalle de su alimentación, recomendando visualizar determinada pelea de un contrario o interesado en la atención médica en general. Fueron días de mucha tensión pero de tremenda alegría, que marcaron mi vida para siempre.

¿Cómo llegó usted a los cuadriláteros?

Mi padre era pelotero, bastante destacado por cierto, pero fuimos cinco hermanos varones y todos nos decidimos por el boxeo. En mi caso a partir de un entrenador que propició que me enfrentara en una bronca callejera con otro muchachito y me vio algunas habilidades.

¿Hasta dónde pudo avanzar antes de la Revolución?

Celebré algunas peleas y pude contribuir en algo a la economía familiar, pero no conseguí una carrera sólida.

Sin embargo, se tituló en el primer torneo Playa Girón.

Sí, en la división de 71 kilos, como rival del habanero Luis Díaz Kindelán, que era favorito, lo que significó un paso importante.

¿Qué le impidió encumbrarse internacionalmente?

Ese año peleé en Europa y recibí un cabezazo que me provocó una afectación seria en la zona nasal, además de que contraje neumonía, y ambas situaciones me alejaron un largo período de la competición. Estuve en los planes para asistir como supercompleto a los Juegos Centroamericanos de Kingston´62, pero me resentí la lesión y ahí terminé como atleta.

¿Cómo llegó a comisionado?

La dirección del INDER me ofreció trabajar con el boxeo de la capital y así lo hice, aunque después solicité irme a Camagüey a contribuir a levantar el trabajo, también como entrenador, hasta que en 1965 fui llamado a ocupar esa responsabilidad, que ejercí durante 15 años.

Después a la ESPA Nacional ¿Qué le aportó?

Así fue, y se convirtió en otro reto, dadas las características del trabajo con los juveniles y el disfrute de formar parte de resultados importantes en campeonatos mundiales y otros eventos de nivel. Fue también la posibilidad de entrenar a figuras como Damián Austin y Ariel Hernández, que después de brillar en esa categoría lo hicieron también al primer nivel.

¿Le complace la situación actual del pugilismo cubano?

Creo que es un deporte que ha mantenido su trayectoria, y si en algún momento tuvimos un bache ahora estamos en plena recuperación, como se demostró en la Serie Mundial, un evento que considero de mucha importancia para esa nueva proyección internacional.

¿Satisfecho desde la jubilación?

El boxeo ha sido y es mi vida. Me dio la posibilidad de desarrollarme, servir a mi país y a la Revolución, conocer el mundo y contribuir modestamente a la gran obra que nos permitió todo esto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

married and want to cheat black women white men why do husbands cheat
cheats link reason women cheat
why women cheat in relationships marriage affairs husband cheat
reasons wives cheat on their husbands click I cheated on my husband
the cost of abortion pill go abortion pill brooklyn
risks of abortion pill click link
My husband cheated on me how many women cheat women love to cheat
bystolic free trial coupon bystolic coupons for free
how much does an abortion pill cost read abortion clinics in baltimore
ÚLTIMAS NOTICIAS
Rolando Vera Pérez
 
El juego cubano de Cuatro Esquinas (I)
(25-12-2019)
PUBLICACIONES EN INTERNET
Granma | Juventud Rebelde | Trabajadores | Cubadebate | AIN | Prensa Latina | Opciones | CubaSi | Cubahora | Cubaperiodistas
ISSN 1027 - 3905 email: jit@inder.cu
DIRECTOR Rudens Tembrás Arcia JEFE DE FOTOGRAFIA Roberto Morejón. ADMINISTRACION Miguel Lázaro Galbán Álvarez
CONCEPCION VISUAL Kalman Aguilar Fait DESARROLLO DIGITAL CINID. CORRECION Adiasel Pérez Nines REDACCION Y ADMINISTRACION Vía Blanca y Boyeros, Cerro, La Habana.
Teléfonos 648-7084 y 640-6838 EDICION Dirección de Prensa y Propaganda del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) ESTADISTICAS Centro de Investigación e
Informática del Deporte (CINID)