HORA DE CUBA: 04:31 AM

Publicación del Instituto Nacional de
Deportes, Educación Física
y Recreación INDER
LUNES 17
FEBRERO, 2020

La Habana
Año 62 de la Revolución
Ivis Dueñas Alfonso
La espera de una Dueñas del judo

En su mejor etapa como atleta coincidió en la categoría con estelares como Estela Rodríguez, Daima Beltrán y la entonces muy joven Idalys Ortiz.


Por: Roberto Méndez
(robemen@inder.cu)
domingo, 19 de enero de 2020

Trayectoria...

Medallista de plata mundial por equipos en Francia 2006. Bronce en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro 2007. Ha guiado a dos coronas paralímpicas a la judoca Dalidaivis Rodríguez. 

En la actualidad...

Entrenadora del equipo nacional, especializada en atletas discapacitados.


La Habana.- NO FUE dueña, siquiera, de un oro panamericano en su carrera como judoca, pero ya guio dos títulos en juegos paralímpicos y ansía un tercero en la edición de Tokio 2020.

En su mejor etapa como atleta coincidió en la categoría con estelares como Estela Rodríguez, Daima Beltrán y la entonces muy joven Idalys Ortiz.

Su colección de metales concluyó con el bronce en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro 2007, pues no asistió a los Olímpicos de Beijing un año después, cuando Ortiz ganó bronce y demostró estar en superior forma.

Su carácter jovial y el conocimiento de su personalidad llevaron al profesor Ronaldo Veitía –quizás- a integrarla al colectivo técnico del equipo nacional en 2008 precisamente. A esa confianza jamás ha traicionado Ivis Dueñas Alfonso.

Primero lo hizo en el trabajo con las más jóvenes, y desde el 2012 atendiendo a las atletas con discapacidades visuales. Estas últimas la han llevado a otra época en su labor como entrenadora, a vivencias y alegrías indescriptibles a partir de los Paralímpicos de Londres.

A poco de volver a los tatamis con su pupila más importante, Dalidaivis Rodríguez, JIT sostuvo un diálogo que fue más allá de lo acostumbrado en competencias nacionales e internacionales. 

¿Cómo aprecias el lapso hasta la clasificación a Tokio 2020? ¿Es posible revalidar el título?

Esperamos que Dalidaivis pueda obtener los puntos necesarios en las competencias previstas en Canadá, Georgia, Alemania, Japón, Brasil, Gran Bretaña y Azerbaiyán, con las cuales cerrará el ranking hacia el mes de mayo.

Ganar el tercer oro está al alcance, solo que un poco más difícil porque ahora combatirá en una división superior, los 70 kg. Por ejemplo, en el clasificatorio de IBSA (Asociación Internacional de Deportes para Ciegos) en Fort Wayne, Estados Unidos, las ganadoras de oro y plata, la mexicana Lenia Rubalcaba y la brasileña Alana Martins, serán rivales muy fuertes. Sin embargo, creemos en otro gran resultado en Tokio.

¿Esa sería tu mayor satisfacción?

Mi gran sueño. Nuestras grandes estrellas no han podido llegar a dos oros en juegos olímpicos, imagínate alcanzar tres. No podría tener mayor orgullo.

Entonces… ¿Mejor técnica que atleta?

Lo entregué todo como deportista e igual en esta nueva función. El judo le dio un gran sentido a mi vida, disciplina y otros valores que ahora puedo inculcar a mis alumnas, no solo a Dalidaivis. No puedo escoger, quise ser mejor atleta y quiero llegar los más lejos como entrenadora.

El judo dio un viraje a tu niñez…

Sí, aunque en mi familia no apostaba porque llegara a ser deportista de alto rendimiento. Mi primer entrenador, Tomás Sánchez, me convenció para practicar allá en Consolación del Sur, porque soy de Pinar del Río. Había estado en atletismo y esgrima, pero al final me decidí por el judo.

Mis hermanos eran remeros, mi mamá no confiaba mucho en ese camino y mi papá casi no opinaba. Comencé en la Eide Ormani Arenado en 1989 y los resultados en los juegos escolares -gané cuatro veces- inclinaron la balanza hacia mi promoción al equipo nacional en 1993.

¿Cuál fue tu primer compromiso internacional?

En Cuba el Judoguis Dorados de 1996, en que obtuve el tercer lugar en la entonces división de 72 kg, hoy llevada a 78 kg. Mi primera salida ocurrió el siguiente año al Grand Prix Ciudad de Roma, donde perdí en la final con Daima. En esa época ella estaba en gran forma. Antes vencí en tres combates y fueron buenas actuaciones.

Háblame de los logros posteriores…

Hubo alegrías y sinsabores. Por ejemplo, en el Mundial Por  Equipos de Francia 2006, aunque quedamos en plata, resultó muy grato competir en representación de Cuba.

En 2007, en los Panamericanos de Río de Janeiro, perdí en semifinales con la mexicana Vanessa Zambotti y no pude mantener la hegemonía cubana en la categoría mayor. Eso dolió mucho. Había comenzado bien, incluso le gané a la brasileña Priscilla Marques, una de las favoritas.

Meses después participé allí mismo en el certamen del orbe y perdí en octavos de final. Esos fueron mis eventos de más nivel.

Decides retirarte luego de esas actuaciones…

No, al año siguiente perdí con Idalys en el torneo nacional de Cienfuegos y eso fue más concluyente para mí y los entrenadores. La vida nos dio la razón, pues ella alcanzó bronce en la cita olímpica de Beijing. Por mi experiencia sabía que ella tendría una gran carrera.

¿La decisión de ser entrenadora fue tuya?

El entonces integrante del colectivo técnico, Javier Rodríguez, habló conmigo y se lo propuso a Veitía. No podía seguir sin el judo y me comprometí a ser una buena entrenadora.

Llegaste con oro al trabajo con personas con discapacidad…

Comencé en 2012, meses antes de los Juegos Paralímpicos de Londres. A esa competencia llevamos a Dalidaivis en 63 kg y a Yarima Brooks en 70. A esta última no la dejaron competir, pues no le ratificaron la baja visión requerida.

Ambas habían ganado en 2011 en los Juegos Parapanamericanos de Guadalajara, México, y acabado terceras en el Campeonato Mundial de Antalya, Turquía, en 2010. Fue muy duro que descalificaran a Yarima.

Dalidaivis supo sobreponerse a eso. En la final venció por ippon a la china Tong Zhou, dorada en Turquía. Eso fue emocionante y reconfortante por todo el esfuerzo realizado.

El segundo oro paralímpico… ¿Mejor?

La figura a derrotar era Dalidaivis. En la final contra la ucraniana Iryna Husieva cumplió las instrucciones. Le dio ritmo al combate y estuvo bien en el contraataque, al marcar wazari primero y lograr la inmovilización luego, en acción continuada que detuvo las acciones en 2.24 minutos.

¿Seguirás con atletas con discapacidad?

Claro. Ya me he adaptado a su forma de competir, distinta porque comienza con agarres y tiene otras peculiaridades en la táctica. Ahora mismo trabajamos con Sheila Estupiñán, quien tiene grandes posibilidades de clasificar a Tokio. Ya me adapté a ellas y viceversa.

ÚLTIMAS NOTICIAS
Roberto Hernández Prendes
 
El juego cubano de Cuatro Esquinas (I)
(25-12-2019)
PUBLICACIONES EN INTERNET
Granma | Juventud Rebelde | Trabajadores | Cubadebate | AIN | Prensa Latina | Opciones | CubaSi | Cubahora | Cubaperiodistas
ISSN 1027 - 3905 email: jit@inder.cu
DIRECTOR Rudens Tembrás Arcia JEFE DE FOTOGRAFIA Roberto Morejón. ADMINISTRACION Miguel Lázaro Galbán Álvarez
CONCEPCION VISUAL Kalman Aguilar Fait DESARROLLO DIGITAL CINID. CORRECION Adiasel Pérez Nines REDACCION Y ADMINISTRACION Vía Blanca y Boyeros, Cerro, La Habana.
Teléfonos 648-7084 y 640-6838 EDICION Dirección de Prensa y Propaganda del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) ESTADISTICAS Centro de Investigación e
Informática del Deporte (CINID)