HORA DE CUBA: 05:34 AM

Publicación del Instituto Nacional de
Deportes, Educación Física
y Recreación INDER
MARTES 16
OCTUBRE, 2018

La Habana
Año 60 de la Revolución
DAYLÍN TASSET AGUILAR
Soñar con medallas

Inició su carrera en la presa existente en el montañoso municipio granmense de Bartolomé Masó. Celebró su reinado en los Juegos Panamericanos de Santo Domingo 2003.


Por: Tony Díaz Susavila
(susavila@inder.cu)
sábado, 22 de septiembre de 2018 06:08 PM



Foto: Calixto N. Llanes

La Habana.- DIALOGAR con quien fuera capitana de la selección femenina cubana de remo permite rememorar sus días de gloria en una disciplina de amplio dominio europeo y norteamericano a nivel internacional.

Aunque Daylín Tasset Aguilar soñó con ser gimnasta, la cercanía entre su casa natal y la presa de Paso Malo, en el granmense y montañoso municipio de Bartolomé Masó, la definió como practicante de kayak, previo a su llegada al remo.

JIT la abordó en el seno de una casa deportiva, donde comparte con su esposo, el actual comisionado nacional de canotaje Alejandro Hamze.

¿Por qué el cambio de un deporte a otro?

Me gustaba mucho la gimnasia artística, pero no tenía dónde iniciarme y a los nueve años me vi sobre un kayak dando paletadas. Fui cuarto lugar en varios campeonatos nacionales y como deseaba ganar medallas me “mudé” al remo.

Solicitaron mujeres, se abrió una convocatoria, hice las pruebas y en 1995 estaba en el equipo grande en la Escuela Nacional José Smith Comas, en la presa La Coronela, por primera vez sobre un bote de remos, algo muy diferente al kayak. Arturo Salfrán fue mi entrenador allí.

¿Con quiénes remó desde entonces?

Primero con la villaclareña Marlenis Mesa, en el doble par peso ligero, y terminé con la holguinera Ismaray Marrero, aunque tuve resultados con otras muchachas.

Con Marlenis gané plata en la Copa del Mundo de Austria en el 2001 y compartí el lugar 14 en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000. Con Ismaray cerramos en el escaño 15 en los de Atenas 2004. Ambas fueron excelentes compañeras.

Entonces también competía Mayra González, para mí una extraclase y muy buena coequipera.

¿Te inspiró como atleta?

Mucho. Aunque no compartíamos la misma modalidad la identifiqué como guía. Remamos juntas en México, en un cuatro con, durante un torneo de clubes. En ese tiempo nos invitaban a competencias mientras nos preparábamos en la altura, y aprovechábamos para sumarlas al trabajo.

¿Qué eventos internacionales le dejaron mayor regocijo?

Los Juegos Panamericanos de Santo Domingo 2003, en República Dominicana, pues gané el oro en el cuatro par y la plata en el doble par, junto a Marlenis. También el Mundial de Lucerna, en Suiza, donde quedamos octavas.

No puedo olvidar tampoco que con Ismaray triunfé en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Cartagena de Indias 2006, y con Maurenis Hernández fui segunda en los de Maracaibo 1998.

¿Cuál de las actuales atletas le recuerda como competidora?

Aimee Hernández, quien fue alumna mía. La entrené en el juvenil y ahora entre mayores lo hace José Luis León, la persona que me preparó allá en la presa de Paso Malo.

Ella quedó cuarta en un campeonato mundial de su categoría en Francia y clasificó para los Juegos Olímpicos de la Juventud de Singapur 2010.

¿Cómo asumir una labor más anónima como la de entrenadora?

Es el precio del retiro. Ningún atleta quiere despedirse, pero es ley natural. Con el tiempo regresas una y otra vez a las fotos, a las entrevistas que te hicieron... Tengo extraviado un documental de mis inicios, realizado por Televisión Serrana, que es de mis preferidos. Y guardo especialmente las imágenes con el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz al regreso de los Juegos de Sídney.

Son muchas las veces en que la nostalgia me despierta los deseos de subirme a un bote otra vez.

¿Por qué dejó de entrenar a la selección nacional juvenil femenina?

Por lo mismo que necesité más de un año de licencia siendo atleta. Aquella vez fue para dar a luz a mi hijo Aemir, quien hoy tiene 13 años y entrena canoa en la presa La Palma. Regresé al bote cuatro meses después de su nacimiento y me clasifiqué para los Centrocaribes del 2006.

Después vino Jade, quien hoy tiene cinco años y es aspirante a bailarina. Esa sí me “sacó de circulación”, pese a que me gustaba mucho entrenar a las alumnas.

¿Qué hace ahora?

Soy Licenciada en Cultura Física y también me hice técnico medio en contabilidad y especialista en estadística deportiva. Trabajo en el municipio artemiseño de Bauta como profesora integral en la comunidad, en la atención a abuelos, y doy clases de Educación Física en la escuela primaria José Manuel Lazo de la Vega. Sin embargo, sueño con regresar al remo como entrenadora.

¿Desde su experiencia, qué le falta a ese deporte?

Trabajar más en la base y contar con mayor número de implementos. Es verdad que lo primero está relacionado con lo otro, pero antes teníamos menos y lográbamos más. A ello hay que sumarle la influencia del Bloqueo de Estados Unidos y que los países rivales se preparan mejor, incluso con ayuda de técnicos cubanos.

¿Qué opinas de los Juegos Panamericanos de Lima 2019?

Si tomamos en cuenta que México nos ganó como nación en los centroamericanos, imagino lo fuerte que habrá que remar para vencer a los representantes de ese país, a brasileños, estadounidenses, canadienses... Eso impone mayor esfuerzo en todos los órdenes.

ÚLTIMAS NOTICIAS
José Gastón Ibáñez Gómez
 
Ser entrenador
(02-10-2018)
PUBLICACIONES EN INTERNET
Granma | Juventud Rebelde | Trabajadores | Cubadebate | AIN | Prensa Latina | Opciones | CubaSi | Cubahora | Cubaperiodistas
ISSN 1027 - 3905 email: jit@inder.cu
DIRECTOR Rudens Tembrás Arcia JEFE DE FOTOGRAFIA Roberto Morejón. ADMINISTRACION Miguel Lázaro Galbán Álvarez
CONCEPCION VISUAL Kalman Aguilar Fait DESARROLLO DIGITAL CINID. CORRECION Adiasel Pérez Nines REDACCION Y ADMINISTRACION Vía Blanca y Boyeros, Cerro, La Habana.
Teléfonos 648-7084 y 640-6838 EDICION Dirección de Prensa y Propaganda del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) ESTADISTICAS Centro de Investigación e
Informática del Deporte (CINID)