HORA DE CUBA: 02:41 PM

Publicación del Instituto Nacional de
Deportes, Educación Física
y Recreación INDER
DOMINGO 27
MAYO, 2018

La Habana
Año 60 de la Revolución
CUBANOS EN VENEZUELA
Ismael, un hombre de Birán

Artífice de los resultados del boxeo morocho en los últimos cinco años, incluido un bronce olímpico en Río de Janeiro 2016.


Por: Rudens Tembrás Arcia
(jit@inder.cu)
domingo, 22 de abril de 2018 09:53 AM



Ismael Navarro Gutiérrez.Foto: JIT

Caracas.- ISMAEL Navarro Gutiérrez es «un hombre de Birán», del mismo lugar en que nació el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz el 13 de agosto de 1926. A esa frase apela cada vez que alguien piensa que “con las glorias, se olvidan las memorias”.

Tiene 54 años de edad y casi todos dedicados al boxeo. No fue un gran pugilista, aunque transitó por la Eide, la Espa, la academia provincial y la Facultad Manuel Fajardo de Holguín.

Intervino en el Torneo Nacional Playa Girón de 1980 y en una “rebambaramba” de las que Alcides Sagarra armaba a la par de las lides internacionales Giraldo Córdova Cardín.

Su hoja de servicios incluye casi todas las facetas: en 1983 se hizo profesor de educación física y le dejaron en el Fajardo para dar clases por un periodo de seis meses.   

De ahí partió a fundar la Escuela de Profesores de Educación Física (EPEF) de Granma, la Simón Bolívar; y en ese territorio se hizo Licenciado, dirigió la academia de boxeo y la comisión provincial.

Regresó a Holguín en 1990, como un simple entrenador, pero en 1993 fue llamado al equipo nacional de la Isla para cumplir una ayuda técnica que se extendería hasta el cierre de los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996.

«Como vivía en la Finca (Escuela Nacional de Boxeo Holveín Quesada), Alcides me nombró jefe del campamento, como él le decía. Aprendí mucho con los profesores del equipo en lo metodológico y lo práctico. Allí estaban Julio Cedeño, Raúl Fernández, Julio Mena y otros. Jamás me exoneraron de una reunión importante, estudié mucho y “caminé el mundo”. Mi formación política, ideológica, metodológica y deportiva se la debo a esa experiencia. Choqué con lo que es y lo que no es», narró con brillo en los ojos.

De regreso al terruño ejerció como entrenador y metodólogo provincial de boxeo, hasta que en el año 2004 cumplió su primera misión en Venezuela, como colaborador de Barrio Adentro, aunque en las tardes daba sesiones de su deporte en Aragua.

Tras el regreso a la Patria no pudo esquivar de nuevo las responsabilidades: fue metodólogo y comisionado, pero halló tiempo para hacer la especialidad y la maestría, defendidas en un tribunal encabezado por el propio Sagarra.

En 2013 su vida dio un giro decisivo, pues regresó a Venezuela para trabajar como técnico de boxeo en la Escuela Nacional del Táchira. Allí se entregó a fondo y en muy poco tiempo demostró su talento, formado durante años en la Isla.

«En los Juegos Escolares Nacionales de Cuba de ese mismo año mi equipo ganó dos medallas de oro, una de plata y otra de bronce. Fue algo sin precedentes para Venezuela y una proeza porque no es fácil llegar allá y salir con campeones», recordó sobre un acontecimiento memorable.

Al poco tiempo, Venezuela quería insertarse en la Serie Mundial de la Aiba (WSB) y pidió un entrenador a Cuba, ante lo cual le respondieron que lo tenían en el Táchira: era Ismael.  

«A inicios del 2014 asumí la responsabilidad de entrenar a los nacientes Caciques de Venezuela. En la justa tuvimos una primera mitad con seis triunfos en 11 topes, pero en la segunda logramos nueve en 11. Solo perdimos con Cuba y Kazajistán. Pasamos a los play off y fuimos eliminados por los kazajos nada menos. La valoración fue muy positiva y los avances innegables», afirmó con emoción.  

Luego, Ismael se adentró en la preparación para los Juegos Panamericanos de Toronto, actuación que estuvo marcada por sucesos inolvidables.

«Ocurrió que yo preparé el equipo, pero la Federación Venezolana de Boxeo decidió que los técnicos locales irían al certamen. No era justo y los atletas lo entendieron así, al punto de revelarse y “poner fea la cosa”. Llamaron al Ministerio de Deportes y se desató un serio análisis que puso las cosas en su lugar», evocó con orgullo.

«Aquel alistamiento fue perfecto a mi modo de ver: pasamos tres meses en Cuba, hicimos la altura en México y de ahí volamos a Toronto para una estancia previa. Recuerdo que en una reunión con el Comité Olímpico Venezolano auguré grandes resultados y no me creyeron. Me recordaron que estaban Cuba, Colombia, Estados Unidos, etc. Dije que mis muchachos tenían dos brazos y muchos deseos», contó quitándose la gorra y frotándose las manos.  

«El evento me dio la razón. Ganamos un oro, dos platas y tres bronces, algo sin precedentes para este país. Esa fue la catapulta de mi labor. De ahí en adelante se acabaron los problemas y emprendimos el camino hacia el Mundial de Catar y los Juegos Olímpicos», aseguró más calmado.

Gabriel Maestre, Albert Ramírez, Edgar Muñoz, Yoel Finol, Luis Arcón, José Díaz y otros son los nombres que Ismael menciona repetidamente como ejemplo del esfuerzo realizado. Habla de ellos cariñosamente, como hijos, aunque suele ser implacable cuando las cosas no marchan como deben.

«Otro hecho destacado fue la clasificación de ocho hombres para el Campeonato Mundial de Catar 2015, donde pudimos haber “arañado” alguna medallita. Sin embargo, a poco tiempo del evento el equipo le pidió al Ministerio unas vacaciones y le concedieron una semana. La verdad fue que aparecieron a los 15 días y ese tiempo perdido no lo recuperamos. Fue un grave error que dejó una enorme lección», reconoció.

Entonces, de cara a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 se diseñó la preparación con todas la de la ley y sin concesiones.

«Siempre dije que debíamos ir a casa de los campeones: a Cuba. Pasamos varios meses en mi querida Isla y desde allí mismo partimos hacia el clasificatorio de Argentina, donde obtuvimos cinco de los 10 boletos posibles. Luego, en el torneo de Vargas, con la presencia de los profesionales, logramos tres cupos más. Fue algo tremendo acá porque jamás habían tenido tantos clasificados», explicó con una sonrisa de lado a lado.

El cierre del alistamiento incluyó un tiempo de trabajo en la nación albiceleste y anclar en la Ciudad Maravillosa dos meses antes de los Juegos.

«Una lid olímpica es algo grande. Nunca dormí plácidamente hasta que cayó la medalla. Peleamos bien en sentido general, fíjese que perdimos cinco hombres por votación dividida, una unánimemente y la otra por RSC. Tres muchachos discutieron el pase a las semifinales y Finol agarró un bronce que dejó atrás 32 años de espera. El arbitraje fue injusto allí, hubo problemas y eso es algo a resolver en el marco de la Aiba», expresó con pesar.

Entonces narró uno de los pasajes más hermosos de su estancia acá:

«El presidente Nicolás Maduro mandó a buscar a Río de Janeiro a los tres medallistas de Venezuela y sus entrenadores. Nos recibió en el aeropuerto de Maiquetía y luego en el Palacio de Miraflores. Trató muy bien a todos, nos felicitó y agradeció, pero hizo un aparte con el boxeo. Incluso nos regaló una camioneta china marca Chery, con la cual trabajo acá. Es un presente muy especial», reconoció.

«El boxeo venezolano ha tenido un avance tremendo y hay reservas para lograr mucho más. Solo requieren más disciplina y sacrificio, siempre se los digo», consideró.

Interrogado sobre su apego a la Escuela Cubana de Boxeo, Ismael no titubeó al afirmar que ha sido la referencia y sostuvo que «puedo terminar mañana mismo acá, me están pidiendo en Argentina, pero mi deseo es volver a casa para «asar el lechón junto al río, allá en Birán».     

En cuanto al boxeo en América afirmó que su nivel es cada vez más alto. «Cuba está al frente, pero detrás vienen Colombia, Venezuela, Brasil, Ecuador, Estados Unidos, Dominicana, Canadá y otros. Hay individualidades en todas partes», dijo.

Y sobre la inminente lid centrocaribeña en Barranquilla sentenció: «Cuba va a ganar el torneo, pero tendrá oposición de varios países y no será fácil el tema del arbitraje».

Se despidió con un abrazo y las gracias por la entrevista. En eso estaba equivocado, JIT ha tenido el mayor de los privilegios.

Una labor esencial pegada al pueblo

ÚLTIMAS NOTICIAS

José Gastón Ibáñez Gómez
 
GO: deporte, ciencia y arte marcial (II y final)
(27-04-2018)
PUBLICACIONES EN INTERNET
Granma | Juventud Rebelde | Trabajadores | Cubadebate | AIN | Prensa Latina | Opciones | CubaSi | Cubahora | Cubaperiodistas
ISSN 1027 - 3905 email: jit@inder.cu
DIRECTOR Rudens Tembrás Arcia JEFE DE FOTOGRAFIA Roberto Morejón. ADMINISTRACION Miguel Lázaro Galbán Álvarez
CONCEPCION VISUAL Kalman Aguilar Fait DESARROLLO DIGITAL CINID. CORRECION Adiasel Pérez Nines REDACCION Y ADMINISTRACION Vía Blanca y Boyeros, Cerro, La Habana.
Teléfonos 648-7084 y 640-6838 EDICION Dirección de Prensa y Propaganda del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) ESTADISTICAS Centro de Investigación e
Informática del Deporte (CINID)