HORA DE CUBA: 04:54 PM

Publicación del Instituto Nacional de
Deportes, Educación Física
y Recreación INDER
VIERNES 16
NOVIEMBRE, 2018

La Habana
Año 60 de la Revolución
José Sanler
El inconforme caballero del arbitraje
Actuó en más de 25 países de Asia, Europa y América. En plenitud de facultades, tras “pitar” importantes eventos en el 2001, tuvo que guardar el silbato y su impecable uniforme azul.

Por: Lisset Isabel Ricardo
(guajira@inder.cu)
jueves, 04 de mayo de 2006

Trayectoria...
Uno de los más destacados árbitros cubanos, que se ganó el respeto de entrenadores y jugadores en cada evento internacional de voleibol donde impartió justicia, que incluyó Juegos Olímpicos, Ligas Mundiales, Campeonatos del Orbe, Copas del Mundo y otros de la elite.
En la actualidad...
Trasmite sus experiencias a jueces nacionales en Cuba, entre ellos tres mujeres, que se alistan para obtener categoría internacional. Preside la comisión de arbitraje de la Federación de su país y de la Confederación Norte, centroamericana y del Caribe (NORCECA), Instructor de la FIVB y profesor de voleibol en un área deportiva.

Cuando lo conoces no puedes definir de pronto si es médico, sicólogo o diplomático. De hablar mesurado, con mucho tino y en perenne acecho de las reacciones de su interlocutor, José Sanler te envuelve en su conversación, la que casi siempre ronda entre su familia, el voleibol y en especial el arbitraje, temas que no sabes distinguir a cuál le concede él mayor importancia.

Aunque su esposa Julia Alva Cueva, licenciada en Física, y sus dos hijos, le roban bastante tiempo de su vida espiritualmente hablando, desde su adolescencia se enamoró abiertamente del deporte de la malla alta y desde entonces, hace más de cuatro décadas, comenzó a acumular la experiencia necesaria para convertirse en uno de los más destacados árbitros cubanos y ganarse el respeto de entrenadores y jugadores en cada evento internacional de voleibol donde impartió justicia, que incluyó Juegos Olímpicos, Ligas Mundiales, Campeonatos del Orbe, Copas del Mundo y otros de la elite.

Quizás no tuvo recursos físicos a montones para llegar a ser un jugador de alto rendimiento a pesar de ser uno de los alumnos del estratega Eugenio George, el entrenador más distinguido de equipos femeninos del siglo XX, pero sí una especial habilidad, envidiables reflejos e inteligencia que supo aprovechar muy bien desde que tenía 17 años cuando le entregaron un silbato para que pitara por vez primera, aún sin haber pasado ni siquiera la más elemental escuela de arbitraje.

¿Cuándo comenzaste?

"Corría 1963 y había necesidad de árbitros, en La Habana solo existían tres o cuatro para cubrir los programas femeninos y masculinos de los I Juegos Escolares Nacionales, se hizo una captación de jugadores y nosotros dimos el paso al frente.

Cinco años después alcancé la categoría nacional y en 1971 se desarrolló en la capital cubana un curso para árbitros internacionales gracias al esfuerzo de quien ya falleciera (en el 2005) Andrés Hevia (Machito), primer instructor de la Federación Internacional de Voleibol en Cuba, respaldado por la Federación Cubana de ese deporte.

A tono con el desarrollo que alcanzó esta disciplina en la isla caribeña en las últimas tres décadas, que la disparó a la elite, se elevó el prestigio de sus árbitros.

Entre los años 1971 y 1987 quince de ellos alcanzaron la más alta categoría. Varios son ejemplos en esta difícil labor, la que cómo máxima no debe determinar la victoria en un partido, sino quedar en el trasfondo del juego por muy relevante que fuese ese trabajo».

Sanler estuvo en ese grupo hasta el 2001 cuando como otros seis árbitros cubanos tuvo que guardar su silbato y el impecable uniforme azul y acogerse al retiro por reglamento de la FIVB, que establece 55 años como límite de edad.

¿Es justo que una persona física y síquicamente bien deba ser desactivada de esa función?

"Es una pregunta que me hacen muchos. Considero que el árbitro no debe tener tope de edad, sino de rendimiento; quizás uno de 43 ó 44 años no logre el rendimiento del de 55 y con buenos resultados. Sin embargo aquel va a pitar hasta que llegue a ese límite.

"El brasileño Josebel Palmerín, con el que me retiraron en el 2001, también estaba en su mejor forma, aquel año tuve la responsabilidad en la final del mundial masculino juvenil y obtuve calificación de 9,8; la Copa América y todas mis evaluaciones fueron por encima de 9,4, dos series de Liga Mundial y un preolímpico, en ambos estuve muy bien y en un repechage entre Venezuela y México femenino, y en el cual fui felicitado por los dirigentes de ambos países.

"Pero más, en julio del 2003, durante una ayuda técnica que brindé en Puerto Rico, trabajé seis partidos en la liga superior de esa isla, donde el público es increíble, parece sudamericano, hostil y fanático, pero no tuve problemas de ningún tipo, la máxima autoridad del torneo, en la reunión de despedida, me felicitó un tanto asombrado por mi forma arbitral después de dos años de mi retiro oficial, por mi control muy exacto de la red, del campo y de los jugadores. Siento orgullo de eso.

“No es bueno que hable de mi mismo, pero es uno de los ejemplos que esa medida no es la adecuada.

“Pienso que el árbitro debe pasar algunos test y sean evaluados igual que en las clínicas para los diferentes torneos. Si no está en condiciones no pita".

¿Cuándo pitaste por vez primera fuera de Cuba?

“En 1974 en la ciudad alemana de Halle, en un torneo juvenil que se llamaba Esperanzas Olímpicas y luego Juegos de la Amistad, una competencias de los antiguos países socialistas. Tenía en Cuba una experiencia de trabajo, con algunos equipos que nos visitaron, pero siempre impacta un torneo oficial internacional, te lo confieso, y de verdad que cuando subí a la tarima estaba muy nervioso, un poco que las piernas me temblaban, a los tres o cuatro minutos de iniciado el juego fue que supe controlarme y creo que pité un buen partido.

“Nosotros lo hacíamos parado y ese partido me tocó trabajarlo sentado, que el reglamento también lo permite, aunque ya casi eso está abolido, y contribuyó a que me pusiera un poco más nervioso, pero todo fluyó bien, y creo que hice un buen torneo para hacer el debut fuera de mi Patria. Varios árbitros me sugirieron que no me desvinculara porque tenía madera para ser bueno en esto".

¿Ha habido otro torneo que te haya hecho sentir así?

“Esa misma sensación te soy sincero, no, pero sentí una presión fuerte cuando se me designó para pitar la medalla de oro en la final masculina de los Juegos Olímpicos de Atlanta, entre los equipos de Holanda e Italia, en aquel momento los mejores del mundo. Supe la decisión como dos días cuando iba a trabajar la semifinal entre rusos y holandeses, y me estaba cambiando de ropa, lo tomé con una naturalidad muy grande, me lo dijo un árbitro estadounidense que estaba de reserva conmigo en ese partido del día y con otro alemán fueron los primeros en felicitarme, recuerdo que me acordonaba los zapatos y lo tomé con calma, pensé que tenía que dar solución a la semifinal para asumir el otro reto. Para un atleta discutir el oro olímpico es algo excepcional, algo así es para un juez. Tanto el argentino Guillermo Paredes, segundo árbitro, como yo, estábamos acostumbrados a finales, pero no al oro olímpico, aunque ya tenía la experiencia de los Juegos de Barcelona´92. Hicimos una coordinación de trabajo casi exacta, me sentí muy cómodo con él, subí un poco tenso, es lógico, normal, pero la experiencia ya era mucha en tantos años de trabajo, que fluyó y hubo un control extremo en este choque y se consideró, tanto como por la lucha de los jugadores por el título como por el arbitraje, uno de los más grandes de la historia del voleibol, se le dominó por la FIVB el match del siglo.

“Otro momento grande lo tuve en la final varonil de los Juegos Panamericanos de Mar del Plata´95 entre Estados Unidos y Argentina, la hinchada argentina, el público de allá, al igual que los brasileños, en toda Sudamérica es muy fuerte, se entrega todo a su equipo, fue a cinco sets por sistema de cambio del balón, no de rally point, y desde el pitazo para el último parcial ese público comenzó a cantar y no paró hasta que concluyó el cotejo; era un canto incesante, me rodeó esa situación y creo que ayudó bastante, fue un gran choque igualmente desde el punto de vista arbitral, muy parejo. Ricardo Rusomando, miembro del ejecutivo de la FIVB, y un juez destacado en su tiempo, ya fallecido, y creador del sistema que actualmente tenemos de evaluación en este frente, me felicitó cuando terminó el choque y al segundo Vladimir Dellacua, de Brasil, por el control del mismo y la disciplina de los jugadores. Fue un partido técnicamente muy bien pitado”.

¿Situaciones desagradables?

“Tuve una, la única vez que he sancionado a un jugador, que lo he expulsado de un partido, fue en una Copa en Rumanía a un voleibolista de la antigua Unión Soviética, pero al concluir el encuentro me pidió disculpas. Siempre he tenido la posibilidad de que los atletas se amolden a mi forma de pitar; tengo algo a mi favor, siempre voy a la cancha a ver jugar a los equipos antes de trabajar por simple que sea el torneo voy a conocer a los jugadores, observar los sistemas de los entrenadores, eso me ha ayudado mucho y siempre se lo sugiero a otros, especialmente a los jóvenes que estamos formando, uno siempre debe ir a la cancha, ver sus características y familiarizarse.

“También es importante aunque no determina, haber jugado voleibol, te da la facultad de anticiparte a una acción, no a que la pites sin darse, pero no te sorprende”.

¿Qué actitud asumías en una competencia?

“Independientemente que el árbitro debe mantener una distancia, he sabido tener las mejores relaciones tanto con hombres como mujeres. Cuando fui a Puerto Rico en el 2003, ya retirado por reglamento, atletas insertados en su liga se acercaron a darme la mano en gesto de amistad y eso te regocija porque es una forma de reconocer tu trayectoria de trabajo, deportiva; no solo los atletas, también los entrenadores, creo que tengo muy buenas relaciones con ellos.

“Quizás el entrenador más polémico que ha tenido el voleibol es el ruso Nikolai Karpol, para mi entre los mejores del mundo y puedo decir que entre nosotros existe la mejor afinidad, eso te da una medida como te desarrollaste durante la travesía deportiva”.

¿Árbitros que más admiras?

“Hay quienes han logrado una trayectoria muy fuerte de muy buen nivel, pienso que con el argentino Guillermo Paredes es uno de los que inclusive, no la establecimos, pero tuve internamente una rivalidad y creo que él también aún sin nosotros exponerla. Willy marcó un patrón para yo buscar un nivel de superación, siempre luché por alcanzar los 10 puntos en una evaluación, pude obtener 9,9 en una final femenina mundial, categoría juvenil, pero nunca pude con el 10 y él estaba en esa misma lucha, no sé si él lo logró, en realidad es altamente difícil, la comisión internacional de arbitraje prevé que para recibir 10 tiene que ser un superpartidazo.

“Trabajé en 11 Ligas Mundiales y como en aquellos años el equipo Cuba siempre estuvo envuelto en las finales yo no podía pitar, ese sueño no lo pude hacer realidad”.

¿Cómo debe ser un árbitro?

“Tiene que desenvolverse en dos facetas: en la deportiva, mostrar un nivel técnico de buena mecánica arbitral y saber conducir el partido, tener atinado control en el campo, en la banca y en la zona de calentamiento. Mantener la ética por encima de todos. La otra: el árbitro lo es dentro y fuera del terreno, marcar un patrón de vida, un ciudadano con determinado nivel y un caballero. Los japoneses acostumbran en sus cuestionarios en los torneos que organizan incluir la pregunta cómo sus vecinos lo consideran a usted como ciudadano”.

¿Qué jugadores admiras?

“He visto muchos jugadores buenos, en Cuba uno que se superó mucho y con un nivel de juego increíble tanto en la red como en el campo fue José Diego Lapera, brillante en su momento, Joel Despaigne, también jugó un papel muy importante en el voleibol cubano, muy carismático, con una explosividad que atraía al público en la sala y al televidente, pero hay un atleta que de verdad merece un reconocimiento muy grande, designado el mejor del siglo, el estadounidense Karch Kiraly, pienso que en la década del ´90 fue el mejor, brillante en la sala y después en la arena, se entregaba no solo como jugador sino como guía del equipo, fue un gran capitán.

“En el femenino tienes que mencionar a las cubanas en primer orden, admiro muchísimo a Mireya Luis, pienso que es una de las grandes jugadoras de todos los tiempos, Regla Torres logró ser la mejor del siglo XX, rendimiento tuvo para eso, ha sido una atleta de un nivel de desarrollo increíble, en corto tiempo y tan joven se vio envuelta en tres Juegos Olímpicos, pero hay otra que quizás muchos no la vieron jugar, que es Mercedes (Mamita) Pérez, un fenómeno en la red y en el campo, fue central y después auxiliar, tuvo un nivel de ataque hacía daño y en defensa y recibo insuperable. Estuvo entre las preseleccionadas en la elección de la centuria, marcó un hito dentro del voleibol cubano y mundial. También admiro Imna Riscar, de la ex URSS y a la china Lang Pim”.

¿Qué te parece el voleibol antes y después del nuevo sistema de rally point?

“Atendiendo a la situación anterior, el voleibol alcanzó un nivel de popularidad a partir de los cambios que se introdujeron en esta disciplina y más después de 1984, cuando el Congreso que se celebró en Los Ángeles.

“Anteriormente ya se habían introducido las antenas, idea de los alemanes, se había dado la situación de que el bloqueo fuera más activo, pero ya la dinámica se veía desde el primer momento que se flexibilizó más el primer toque de la pelota, de ahí pienso que se empezó a dar un cambio den la filosofía del voleibol y se fueron dando algunos cambios, hasta que en el ´94, en el Congreso de Grecia, se liberó más el primer toque de la pelota, ha dado la posibilidad de que el voli tenga más pasajes de juegos, más otros ejemplos que abrieron las puertas a darle una dinámica diferente al voleibol de hacer un deporte tan popular o más que el fútbol o el baloncesto a nivel mundial, pero lo que verdaderamente lo cambió y revolucionó hasta esta situación actual es el rally point, le dio otra vida porque antes el equipo para acumular un punto tenía que estar en posesión del saque que es como nosotros le decimos tenías que estar en complejo dos y el otro conjunto, que es el que recibe, estaba en el complejo uno (recibo, pase y ataque), lo único que tenía derecho era al cambio de la bola a su favor, ahora cualquier acción de juego produce un punto y no tan solo eso, permite que el contrario pierde la posibilidad de anotar uno y se conviertan en dos puntos”.

¿Cómo influyó eso en los árbitros?

“Esta nueva filosofía incluyó también a los árbitros, la calidad de estos tienen que ser superior como su preparación física y síquica, tienen que estudiar bien el reglamento, su aplicación no puede ser rígida sino flexible en muchos aspectos y tratar de quedar en el trasfondo del juego, saber su responsabilidad de que cada vez que sancione una jugada si se equivoca está perjudicando al equipo con dos puntos y le está dando el servicio al otro que el favoreció. El saque se ha convertido en acción ofensiva en grado superlativo y estás favoreciendo al que no mereció el punto, por tanto los árbitros tienen que prepararse más profundamente y ser más profesionales”.

¿Qué te gusta pitar más, un partido masculino o femenino?

“En los de mujeres hay más pasajes de juego porque el nivel de defensa es mayor que en los hombres, en el masculino la altura de la red obedece a que el juego es más violento, la potencialidad de los hombres es diferente, aunque las mujeres han ido creciendo en este sentido, pero el juego varonil te exige mucha concentración, hay momentos, independientemente de la potencialidad de los jugadores, que se juega un nivel de defensa muy alto y tienes que estar bien atento porque la pelota viaja mucho más rápido que entre las damas, pero el voleibol en ellas es muy bonito, te envuelven los pasajes de juego y ahí los árbitros se crecen para que una mala decisión suya no malogre un episodio que disfruta el público, ya sea en la instalación o como televidente”.

¿Como espectador que equipo te gusta más ver jugar?

“Siempre disfruto ver las Espectaculares Morenas del Caribe, creo que hubo dos generaciones, la de Mercedes Pomares, Mamita Pérez, Nelly Barnet…. Esa generación marcó pautas, y la de Mireya Luis, Regla Bell, Regla Torres, Imilsis Téllez, quien estuvo insertada en ambas generaciones, y Marlenis Costa, que jugaron un rol importante. Guardo gratos recuerdos con ellas como la disertación de maestría deportiva que exhibieron en la final ante Brasil en el mundial de Sao Paulo´94, nunca he visto un equipo accionar así, impresionaron de una forma superlativa a la máxima dirección del voli mundial, a entrenadores, árbitros, público, parecía una máquina de jugar con entrega y destreza.

“Otro equipo que disfruté fue el masculino de Estados Unidos, que ganó oro olímpico en los Juegos del ´84 y ´88, hizo un giro en la concepción del juego en el mundo, con un gran entrenador al frente, Doug Beal. El nivel de defensa que alcanzaron esos jugadores fue tremendo, visto nada más en las asiáticas y de verdad que muchas gentes añoran poder verlos jugar en videos, era un conjunto increíble al que tuve oportunidad de pitar.

¿A qué te dedicas?

“Estas y muchas experiencias trasmito a un grupo talentoso de árbitros nacionales en Cuba, entre ellos tres mujeres, que se alistan para obtener su categoría internacional. Presido la comisión de arbitraje de la Federación Cubana y de la Confederación Norte, Centroamericana y del Caribe (NORCECA), soy Instructor de la FIVB y profesor de voleibol en un área de mi natal Luyanó, un barrio de la capital donde gusta mucho ese deporte.”









all women cheat why do women cheat how many people cheat
all women cheat click how many people cheat
bystolic free trial coupon bystolic coupons for free
bystolic free trial coupon bystolic coupons for free
bystolic discount coupon site daliresp patient assistance
how much does an abortion pill cost read abortion clinics in baltimore
aspiration abortion cost average cost of abortion how to get the abortion pill
aspiration abortion cost open how to get the abortion pill
aspiration abortion cost website-knowledge.com how to get the abortion pill
ÚLTIMAS NOTICIAS
José Gastón Ibáñez Gómez
 
Ser entrenador
(02-10-2018)
PUBLICACIONES EN INTERNET
Granma | Juventud Rebelde | Trabajadores | Cubadebate | AIN | Prensa Latina | Opciones | CubaSi | Cubahora | Cubaperiodistas
ISSN 1027 - 3905 email: jit@inder.cu
DIRECTOR Rudens Tembrás Arcia JEFE DE FOTOGRAFIA Roberto Morejón. ADMINISTRACION Miguel Lázaro Galbán Álvarez
CONCEPCION VISUAL Kalman Aguilar Fait DESARROLLO DIGITAL CINID. CORRECION Adiasel Pérez Nines REDACCION Y ADMINISTRACION Vía Blanca y Boyeros, Cerro, La Habana.
Teléfonos 648-7084 y 640-6838 EDICION Dirección de Prensa y Propaganda del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) ESTADISTICAS Centro de Investigación e
Informática del Deporte (CINID)