HORA DE CUBA: 08:12 AM

Publicación del Instituto Nacional de
Deportes, Educación Física
y Recreación INDER
SÁBADO 27
FEBRERO, 2021

La Habana
Año 63 de la Revolución
Daynelli Montejo Poll
"Cuquita", de gimnasta al Olimpo del taekwondo

Esta santiaguera cinturón negro y Primer Dan subió a podios olímpicos y mundiales, para orgullo de su familia deportiva y los amantes del arte marcial coreano.


Por: Tony Díaz Susavila
(susavila@inder.cu)
jueves, 21 de enero de 2021

Trayectoria...

Bronceada en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y en el Campeonato Mundial de Madrid 2005. Plateada en la Copa del Mundo de Beijing 2007 y los XXIV Juegos Mundiales Universitarios de Belgrado 2009. Reina de los abiertos de Alemania, Holanda y Bélgica en 2007, en los I y IV Juegos Deportivos del Alba, y en los XX Juegos Centroamericanos y del Caribe de Cartagena de Indias, Colombia, en 2006. Campeona en Olimpiadas del Deporte Cubano y todos los certámenes nacionales desde 2002 hasta 2011.

En la actualidad...

Entrenadora de la Escuela de Iniciación Deportiva Capitán Orestes Acosta Herrera, de Santiago de Cuba.


SUS LARGAS piernas y la elasticidad ganada en los tiempos de gimnasta ubicaron a Daynelli Montejo Poll entre lo más brillante del taekwondo mundial durante los años 2005 al 2011.

En esa etapa, esta santiaguera cinturón negro y Primer Dan subió a podios olímpicos y mundiales, para orgullo de su familia deportiva y los amantes del milenario arte marcial coreano.

Dueña de una técnica depurada, con respetable patada Dollyo chagui, “Cuquita” —como le llaman— ganó todos los campeonatos del patio, lo mismo municipales, provinciales que nacionales en las categorías escolar, juvenil y de mayores en las divisiones de 40, 43, 47, 49 y 51 kilogramos.

¿Cómo fue el itinerario de la gimnasia al taekwondo?

Comencé en gimnasia en 1992. Me gustaba mucho. Ocurrió en el Combinado Deportivo Micro 2 del Distrito José Martí. Sin embargo, la profesora salió embarazada y el grupo no pudo seguir. Me desmotivé.

Mi papá Roberto Montejo, quien fue marchista, me llevó al área de atletismo y después hice esgrima. Pensaba ser deportista y se cumplió a partir de 1994, cuando entré a la Sala Polivalente Alejandro Urgellés y descubrí la pasión por los combates. Me captó Fernando Gómez, mi primer profesor de taekwondo.

¿Qué siguió a los días en la Polivalente?

El profesor Fernando, a quien promovieron, me llevó a la Eide Capitán Orestes Acosta hasta el año 2000. Luego estuve en la Espa Israel Reyes Zayas. La primera escuela se mantiene, la segunda no, pero allí me formaron como atleta. A esos maestros, y a los que continuaron, les debo casi todo lo que soy.

¿Cuándo llega a la selección nacional?

Me costó hasta una lesión, la peor de mi vida. En el 2000, en una eliminatoria provincial, perdí el control, caí y me fracturé el cúbito y el radio del brazo derecho. Me pusieron una varilla de acero, pero no la toleré y debieron retirarla.

Una vez restablecida, casi un año después, los resultados obtenidos como juvenil me sirvieron para subir a la preselección nacional. Allí, el jefe de entrenadores del equipo femenino, Ramón Arias, me llevó a bronceada olímpica y mundial. También gané plata en una copa del mundo.

¿Cuál fue su mejor torneo internacional?

Los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, en China. Todo atleta quiere llegar a ese nivel y yo debuté con bronce… Perdí con la campeona olímpica en su propio patio, Wu Jingyu, quien derrotó en la final a la tailandesa Buttree Puedpong.

Fue una experiencia única. Competí gracias a la confianza de Arias, pues salí de La Habana con una lesión en la rodilla derecha. El doctor Pablo Castillo Díaz me infiltraba antes de cada combate y en los entrenamientos. En esa medalla están grabados él y el fisioterapeuta Choy.

Cuando recibes el ramo de flores y te colocan la presea en el pecho solo piensas en tu país, tu bandera y tu familia. Se olvidan los dolores y los sacrificios. Ahí confirmas que escogiste bien al ser atleta.

También fue muy grato competir en la lid mundial de Madrid, en 2005, aunque celebré siete peleas para ganar bronce. Lo recuerdo bien porque así debuté internacionalmente. Caí 2×4 puntos en el pase al oro ante la española Brigitte Yague Enrique.

¿Y el peor momento?

No quisiera recordarlo. Los seguidores de mi deporte lo saben: perdí en la pesa durante los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011. Era favorita para ganar el primer oro de la delegación, confié en la pesa para mujeres ubicada en el Gimnasio del Code II, pero en la oficial estuve 0.5 gramos por encima de 49 kg.

Increíblemente, en la báscula de los hombres sí daba el peso. Hubo una protesta, me dijeron que había progresado, pero no me dejaron pelear.

¿Qué representaron los Juegos del Alba?

Una escuela. Competía con las adversarias del área con menos presión que durante los juegos centrocaribes y panamericanos. Así podía estudiarlas mejor. En la edición celebrada en Santiago de Cuba barrí y me eligieron la más integral. La venezolana Dalia Contreras, por ejemplo, estaba entre mis principales oponentes, pero al terminar las peleas éramos muy amigas.

¿Cómo se describe?

Entregada, disciplinada, perseverante.

¿Cuánto le aportó su carrera a la labor como entrenadora?

No solo la carrera, también la licenciatura en la Universidad de Ciencias de la Cultura Física y el Deporte Manuel Fajardo. Y tampoco lo limito al taekwondo. Algo me dejaron la gimnasia y el atletismo.

Sin embargo, es cierto que si te dedicas a tu especialidad llegas mejor preparado para impartir técnicas, entrenar con carreras y pesas, y cumplir los cronogramas de trabajo.

¿Qué sigue haciendo al igual que en sus días de atleta?

Combato con mis alumnas, para que perfeccionen su técnica. También les enseño habilidades y mantengo el peso corporal. Me entreno para no perder fuerzas y que ellas sientan el rigor. Aplico toda mi experiencia y me ha dado resultado.

Todas las niñas de Santiago incluidas en la selección nacional han pasado por mis manos. Tal vez por eso quieren que vaya a entrenar allí, un sueño que intentaré realizar.

¿Qué hacía para calmar sus nervios en las competencias?

Oír música todo el tiempo con audífonos. Así liberaba tensiones.

¿Quién fue su más difícil oponente en Cuba?

Yenitse Álvarez Prampe. Me daba tremendas peleas, era técnica y combativa.

¿Quién es su referente deportivo?

Mi papá. En sus días como marchista lo seguía, estaba al tanto de lo que hacía. Ahora también porque trabaja en la base, en un combinado deportivo, así que le consulto cada tema. Me aconseja mucho, especialmente con mi hijo Rudymeison Despaigne, luchador grecorromano.

¿Cómo ve el taekwondo cubano de hoy?

Necesita chocar más con otras naciones para no “cocinarse” en su propia salsa. En mi época teníamos hasta Juegos del Alba. Hoy es difícil topar. Pero existen atletas de mucho empuje, con buena estatura y técnica, solo tienen que probarse. Lo digo por mis propias muchachas. Los taekwondocas cubanos se crecen ante las adversidades.

ÚLTIMAS NOTICIAS
Walkiria Portelles Pupo
 
De los disgustos en el deporte
(17-01-2021)
PUBLICACIONES EN INTERNET
Granma | Juventud Rebelde | Trabajadores | Cubadebate | AIN | Prensa Latina | Opciones | CubaSi | Cubahora | Cubaperiodistas
ISSN 1027 - 3905 email: jit@inder.cu
DIRECTOR Rudens Tembrás Arcia JEFE DE FOTOGRAFIA Roberto Morejón. ADMINISTRACION Miguel Lázaro Galbán Álvarez
CONCEPCION VISUAL Kalman Aguilar Fait DESARROLLO DIGITAL CINID. CORRECION Adiasel Pérez Nines REDACCION Y ADMINISTRACION Vía Blanca y Boyeros, Cerro, La Habana.
Teléfonos 648-7084 y 640-6838 EDICION Dirección de Prensa y Propaganda del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) ESTADISTICAS Centro de Investigación e
Informática del Deporte (CINID)