HORA DE CUBA: 05:32 PM

Publicación del Instituto Nacional de
Deportes, Educación Física
y Recreación INDER
VIERNES 16
NOVIEMBRE, 2018

La Habana
Año 60 de la Revolución
Roberto Lázaro Abreu Pedrosa
Respeto y honor sobre el tapiz

El primer medallista mundial del taekwondo de la isla, en lid universitaria disputada en Guadalajara, conversó con JIT.


Por: César Morales Buján
(cesar@inder.cu)
jueves, 19 de enero de 2017

Trayectoria...

Laureado en eventos de nivel, todavía se le recuerda con respeto por sus resultados y comportamiento integral.

En la actualidad...

«Es otra faceta, porque aun cuando el interés se comparte no son las mismas sensaciones y es necesario superarse a diario», dice sobre su labor como entrenador.


La Habana.- LA HISTORIA del taekwondo cubano no podría escribirse sin mencionar a Roberto Lázaro Abreu Pedrosa, un hombre acostumbrado a ganar lo mismo como deportista que como entrenador.

Nacido el 11 de febrero de 1967 en La Habana Vieja, siempre gustó de los deportes de combate y mostró la consagración que en 1992 lo llevó a convertirse en el primer medallista mundial del taekwondo de la isla en lid universitaria disputada en Guadalajara.

Aunque ya transcurrió más de una década desde sus últimas presentaciones sobre el tapiz, todavía se le recuerda con respeto.

¿Todo comenzó como embullo?

Es algo que ni yo mismo sé, aunque en mi barrio siempre jugaba en la calle y era un poco intranquilo, así que me inscribí en las áreas especiales en los deportes de combate como kárate, wing chun y judo, y hasta en balonmano.

Pero ese último no tiene nada que ver con los otros...

Sí, es verdad, pero me ayudó muchísimo después en los desplazamientos y las fintas.

¿Cómo llegas al taekwondo?

Me enteré que un profesor ecuatoriano lo introdujo y fui junto a un pequeño grupo al CVD Eduardo Saborit, en Playa. Después me trasladé al cine Negrete y a la sala Valdés Daussá, en el estadio universitario.

¿Y?

Ascendí rápido al equipo nacional, que entonces dirigían Lázaro Alfonzo, Rolando Romero y Manolo Pérez, y allí aprendí las cuestiones que permiten entender los porqués de las patadas, los desplazamientos... En fin la esencia de un deporte en el cual la táctica desempeña un papel fundamental y se desarrolla constantemente. Antes se competía en un cuadrado, hoy es en un octágono, y había más continuidad de los ataques y se tiraba menos a la cabeza, aunque se arriesgaba más.

¿Cuál fue tu primera competencia internacional?

Un panamericano del deporte en Puerto Rico, en los 64 kilos, y perdí con un ecuatoriano que me dejó sin medalla. Me faltaba experiencia, pero saqué lo positivo de esa derrota.

¿Los Juegos Panamericanos de La Habana 1991?

El equipo se integró por eliminación tras varios topes. Ya en el evento peleé cinco veces y la más difícil fue contra el venezolano Gerardo González, sin que yo fuera el favorito. El combate llegó empatado a cinco puntos al final y en realidad lo decidí espectacularmente, seguro de que no podía fallarle a mi pueblo y al Comandante en Jefe Fidel. Mi contrario iniciaba y yo contraatacaba con buena defensa y rapidez. En la final alcancé la gloria de los 64 kilos cuando derroté 7-2 al canadiense Sthepen Goodwin.

¿Y la edición de Mar del Plata 1995?

Lo más motivante fue la revancha con un americano que me había ganado en Costa Rica tres años antes. Lo superé sin problemas y también alcancé el oro al liquidar por la corona al morocho Quidio Quero.

Hablemos de tu mejor performance, la plata del mundial universitario de Guadalajara en 1992.

Allí combatí en los 70 kilos y fueron cinco salidas exigentes, la última contra un coreano. Para la discusión del oro estaba muy lesionado en el tobillo izquierdo, que se inflamó y apenas lo podía apoyar. El médico y mis compañeros no querían que compitiera pero insistí. Les dije “Ustedes llévenme cargado y yo hago el resto”, y el comisionado nacional Francisco García, cariñosamente conocido como “Paquito”, terminó por acceder. No podía caminar, me apoyaba en el pie derecho y pateaba con el lesionado. Los espectadores estaban de mi parte, me apoyaban y se dieron cuenta que fui despojado de una victoria.

Fue una buena labor la de Cuba...

Que también incluyó el bronce de Nelson Sáenz en más de 87 kilos. Esa selección se completó con Marcial Basanta en los 58 y Orlando Noa en 76, con Lázaro Zayas como entrenador.

¿Cuál fue tu técnica favorita?

Era una personal, a la que aquí le pusieron “el trapo”. Era con un amague al peto y terminaba con pateo arriba, con una vuelta extraña. Era algo que solo yo sabía hacer.

¿Metas incumplidas?

La única fue participar en unos Juegos Olímpicos, anhelo de todo deportista.

¿Qué piensas de los cambios que se aplican en la actualidad?

Es buena la apuesta por mayor efectividad, reducción del área, cambio de escenario, cabecero electrónico y premiar las patadas con mayor complejidad, sobre todo con giros, que valen cuatro puntos.

¿Tu función como entrenador?

En el 2005 Carlos Banasco, entonces metodólogo nacional, me propuso brindar mis conocimientos como prestación de servicios. Accedí y ya siendo entrenador me gradué de licenciado en el 2010. Es otra faceta, porque aun cuando el interés se comparte no son las mismas sensaciones y es necesario superarse a diario.

Pero se disfruta...

Tomar a un atleta y hacerlo campeón es de lo más lindo que se vive. Hay muchos aspectos en la preparación que debes tomar en consideración, y es estimulante poder transmitir tus ideas, tus experiencias, incluidas las que nacen de las derrotas, que también son importantes.

¿Qué crees del taekwondo cubano de hoy?

Hay buenas potencialidades, sobre todo en las divisiones  altas. Hay rivalidad, nivel, resultados. Allí están, por ejemplo, Rafael Alba (87), Rosbelis Despaigne (+87), José Ángel Cobas (80) y Carlos Guzmán (87), un prometedor joven que viene bien.

¿Qué representa la familia para ti?

El apoyo constante, mis padres, mis cinco hermanos, mi esposa, mis hijos, sin ellos nada.

¿Cuáles son tus gustos?

Muchos pero disfruto cocinar, leer, los juegos electrónicos y compartir con la familia.

ÚLTIMAS NOTICIAS
José Gastón Ibáñez Gómez
 
Ser entrenador
(02-10-2018)
PUBLICACIONES EN INTERNET
Granma | Juventud Rebelde | Trabajadores | Cubadebate | AIN | Prensa Latina | Opciones | CubaSi | Cubahora | Cubaperiodistas
ISSN 1027 - 3905 email: jit@inder.cu
DIRECTOR Rudens Tembrás Arcia JEFE DE FOTOGRAFIA Roberto Morejón. ADMINISTRACION Miguel Lázaro Galbán Álvarez
CONCEPCION VISUAL Kalman Aguilar Fait DESARROLLO DIGITAL CINID. CORRECION Adiasel Pérez Nines REDACCION Y ADMINISTRACION Vía Blanca y Boyeros, Cerro, La Habana.
Teléfonos 648-7084 y 640-6838 EDICION Dirección de Prensa y Propaganda del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) ESTADISTICAS Centro de Investigación e
Informática del Deporte (CINID)