HORA DE CUBA: 07:09 PM

Publicación del Instituto Nacional de
Deportes, Educación Física
y Recreación INDER
DOMINGO 21
ENERO, 2018

La Habana
Año 60 de la Revolución
Ariel Martínez Luis
«Enseñar lo bueno»

El gigantón de ébano accedió a dialogar para los lectores de JIT acerca de lo que ha sido su razón de existir.


Por: Tony Díaz Susavila
(susavila@inder.cu)
miércoles, 11 de mayo de 2016

Trayectoria...

Se le recuerda por liderar al equipo de Ciego de Ávila que clasificó por vez primera a un play off en la temporada 1998-99 del béisbol cubano.

En la actualidad...

Enseña lo aprendido en su Ciro Redondo natal, y prefiere a los niños, porque «son “esponjas”, todo lo captan y lo agradecen».


Ciro Redondo.- APODADO “El Ciclón” por sus lanzamientos sostenidos sobre las 97 millas, al exlanzador derecho Ariel Martínez Luis se le recuerda por liderar al equipo de Ciego de Ávila que clasificó por vez primera a un play off en la temporada 1998-99 del béisbol cubano.

Todavía eufórico por la conquista del tercer pergamino de los Tigres en la recién concluida Serie Nacional, el gigantón de ébano accede a dialogar para los lectores de JIT acerca de lo que ha sido su razón de existir.

A los 46 años rememora y valora especialmente el porqué es reconfortante trabajar con niños.

¿Cuán importante es para ti el béisbol?

¿La pelota? Imagínate que desde los nueve años estoy dentro de un terreno. Esa ha sido prácticamente mi primera casa.

¿Dónde comenzaste?

Aquí mismo, en este municipio de Ciro Redondo. Ricardo Mejías, mi primer entrenador, me llevó de la mano. No sé qué vio en mí, un negrito alto, flaco, muy inquieto que jugaba en un solar cerca de la casa. Un día se detuvo allí y me captó.

¿Cuál fue la primera persona que te impactara como para seguirlo?

Realmente cuando nos llevaban al estadio a ver figuras grandes como Lázaro Santana y Omar Carrero. Eran ídolos, lanzadores que salían al seguro. Caballeros dentro y fuera del terreno. De los dos aprendí, ya estando en el equipo de Ciego de Ávila, al que entré con 16 años.

¿Qué asignas al talento y cuánto al sacrificio?

Como todo en la vida necesitas del talento y del sacrificio. Pienso que hay áreas del béisbol en que es más difícil desempeñarse. Por ejemplo, se dice que el éxito en un partido es 70 por ciento del lanzador. Sin embargo hay un cátcher que te guía, único situado frente al juego, o defensores alrededor de segunda que con un doble play cambian la situación… Y así te encuentras que todo tiene su valor.

¿Te sigue divirtiendo el béisbol?

Mucho, y es lo que intento transmitir a mis alumnos, ya sean los de primera categoría o los niños. El deporte es para divertirse, y si pierdes hoy analizar el porqué de la derrota.

¿Con quién prefieres trabajar, niños o mayores?

Eso no tiene discusión: mejor con los niños. Les enseñas y son “esponjas”, todo lo captan y lo agradecen. Aquí vienen muchachos que hoy tienen 15 y 18 años y me ven como el mismo profesor que un día les aportó rudimentos, y no solo para el deporte. Eso vale mucho. Algunos son como hijos para siempre.

¿Qué te dolió más?

La lesión fue traumática, porque puedes imaginar el trecho que va de lanzar hasta 98 millas a sentir dolores en el brazo. Después de la operación regresé casi igual, pero no haber integrado un equipo Cuba para un mundial o una olimpiada sí lo sufrí. Esa es la aspiración de todo atleta.

¿Consideras que los seleccionadores fueron injustos?

Es un tema del que prefiero no hablar, pues todo tiene una visión muy personal.

¿Cumpliste misión en el exterior?

Sí, en Venezuela, en el estado de Miranda. Trabajé en el programa Barrio Adentro Deportivo creado por el Comandante Hugo Chávez, y en una academia en el surgimiento del Campeonato Bolivariano. Por cierto, fue mi segunda vez, pues estuve allí como juvenil poco después de ir a Corea. También estuve en México e Italia.

¿Cómo repartes el día?

Por la mañana hago mi labor como profesor de cultura física y por la tarde trabajo con los niños, fundamentalmente. Eso desde el 2006. A ellos les dedico de lunes a viernes alrededor de 15 horas, depende de si entrenamos con horario de verano o invierno, y los sábados y domingos son para jugar, cuando estamos en campeonatos, claro.

¿Algún familiar te siguió los pasos?

Ninguno, ni mis hijos ni los de mis tres hermanas hembras y los dos varones.

¿El tercer título de los Tigres?

Los siento como míos. Estuve en el equipo que clasificó por primera vez para una postemporada en la 1998-99. Existía una entrega, camaradería y deseos de ganar tales que hoy hago por trasladárselos a los muchachos.

¿Cómo ves el béisbol cubano?

Como un semillero de talento. Cuando usted ha jugado contra hombres como Omar Linares y Orestes Kindelán, y ha visto a otros, sabe por qué el béisbol nuestro tiene tanto prestigio. Súmele el sistema que toma al niño con 10 años y lo lleva de la mano hasta que es miembro de la selección nacional, campeón mundial o subcampeón del Clásico. Eso lo tienen muy pocos países y es lo que da los campeones. Todo lo que necesitamos es organizar bien nuestra Serie Nacional y dar espectáculo desde su mismo inicio.

lilly coupons for cialis online cialis coupons prescription drug cards
cialis coupon cialis coupon cialis coupon
ÚLTIMAS NOTICIAS

José Antonio Guerra Oliva
 
Altitud
(08-11-2017)
PUBLICACIONES EN INTERNET
Granma | Juventud Rebelde | Trabajadores | Cubadebate | AIN | Prensa Latina | Opciones | CubaSi | Cubahora | Cubaperiodistas
ISSN 1027 - 3905 email: jit@inder.cu
DIRECTOR Rudens Tembrás Arcia JEFE DE FOTOGRAFIA Roberto Morejón. ADMINISTRACION Miguel Lázaro Galbán Álvarez
CONCEPCION VISUAL Kalman Aguilar Fait DESARROLLO DIGITAL CINID. CORRECION Adiasel Pérez Nines REDACCION Y ADMINISTRACION Vía Blanca y Boyeros, Cerro, La Habana.
Teléfonos 648-7084 y 640-6838 EDICION Dirección de Prensa y Propaganda del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) ESTADISTICAS Centro de Investigación e
Informática del Deporte (CINID)