HORA DE CUBA: 06:26 PM

Publicación del Instituto Nacional de
Deportes, Educación Física
y Recreación INDER
MIÉRCOLES 18
JULIO, 2018

La Habana
Año 60 de la Revolución
Elpidio Mancebo Pérez
También héroe frente a Nicaragua

Ante la invitación a evocar esas historias que engrandecen el mayor espectáculo nacional, “Pillín” -como le conocen sus allegados-, no vaciló, y entre álbumes, recortes de periódico y una conversación de dos horas, escudriñó en las más diversas facetas de su prolífica trayectoria deportiva.


Por: JIT Colaborador
viernes, 12 de febrero de 2016

Trayectoria...

Considerado uno de los inicialistas con más fuerza actuantes en nuestras series nacionales, integró selecciones nacionales encumbradas en eventos de primer nivel.

En la actualidad...

«Últimamente me he dedicado a realizar libros de béisbol, donde trato de llevarle a los nuevos talentos los conocimientos que adquirí», dijo.


Por: Rosa María Panadero Vega

ELPIDIO Mancebo Pérez (18 de abril de 1944) es uno de esos peloteros que sin importarle el paso de los años rememora con un chasquido de dedos las hazañas que protagonizó como integrante de los equipos de Orientales, Mineros y Cuba.

Considerado uno de los inicialistas con más fuerza actuantes en nuestras series nacionales, la mayoría de los amantes del béisbol lo recuerdan por su memorable actuación en el mundial de 1971, cuando su bate y los lanzamientos del zurdo Santiago “Changa” Mederos catapultaron al conjunto antillano al primer lugar luego de derrotar a la selección de Nicaragua dos carreras por cero.

Ante la invitación a evocar esas historias que engrandecen el mayor espectáculo nacional, “Pillín” ?como le conocen sus allegados?, no vaciló, y entre álbumes, recortes de periódico y una conversación de dos horas, escudriñó en las más diversas facetas de su prolífica trayectoria deportiva.

Su padre consideraba al deporte “un oficio sin futuro”. ¿Cómo asumió esa disyuntiva?

Vengo de una familia humilde de la barriada de Los Hoyos, con nueve hermanos, y una crianza férrea por parte de mi padre, que nunca aceptó que alguno de nosotros se vinculara al deporte, pues para él la prioridad eran los estudios, cosa que también hice, pero fue inevitable mi acercamiento a la actividad deportiva.

Empecé jugando voleibol y practicando lucha libre, pero me incliné  finalmente por el béisbol que era lo que más me gustaba, y desde los 13 años comencé a jugar en los barrios de Moncada, así como en los equipos de Cristo Rey y la Escuela de Artes y Oficios.

¿Qué significan para usted los nombres de Edildo Hernández y Francisco Salfrán?

Edildo Hernández fue mi primer entrenador, quien me solicitó para que fuera parte de la novena juvenil del Reparto Sueño, donde tuve la oportunidad de ir formándome y comenzaron a verme como un pelotero con proyección.

A él le debo esos primeros momentos y esa paciencia que tenía para conducirnos, no solo a mí, sino al resto de los compañeros, por el buen camino de la disciplina y la constancia deportiva.

Por otra parte Francisco Salfrán, quien tenía contratos como profesional en México y los rechazó para enseñar los fundamentos de la pelota en Santiago de Cuba, me llevó a desarrollarme y a esforzarme como bateador.

Son dos grandes hombres que tengo en alta estima, aunque trabajé con otros entrenadores como Roberto Ledo, Pepín Carrillo, Juan Delís y otros que me enseñaron lo que debía hacer en el terreno de juego.

En 1963 debuta en series nacionales como miembro del equipo Orientales y terminó por participar en 17 temporadas. ¿Cómo resumiría esa labor?

(Risas) Se dice fácil, aunque fueron momentos llenos de alegrías y otros no tan buenos, pero siempre fue un honor representar a la región oriental del país, llenar estadios y recibir el aplauso de los aficionados. 

Nuestro primer campeonato fue luego de las cinco primeras series, porque en la primera edición se impuso Occidentales y las cuatro siguientes las había ganado Industriales, pero nosotros tuvimos nuestro momento a partir de al banquillo la llegada de Roberto Ledo, uno de los mejores managers de nuestra pelota.

De ahí en adelante me mantuve como primera base, aunque también jugué en los jardines, así como tercer bate de los equipos de mi provincia, y tuve la posibilidad de ganar varios campeonatos con Orientales y Mineros.

Nunca cedió ante las ofertas monetarias que intentaban empujarlo a la pelota profesional. ¿Lo considera como una victoria más en su trayectoria deportiva?

Ese fue mi mayor honor. Saber que tantos entrenadores y dueños de equipos de nivel profesional me querían en sus filas y decían que yo valía esto o valía aquello, pero nunca traicioné mis ideales y menos aún a mi Patria, además de los grandes deseos que tenía de representarla de la mejor manera posible.

Incluso recuerdo que la primera vez que representé a Cuba, cuando tenía unos 21 años, en un evento por invitación en México, donde ganamos todos los juegos, tuve propuestas para integrar equipos profesionales de la liga de ese país, y mi respuesta siempre fue un rotundo no.

Ese elenco lo integraban peloteros como Roberto Valdés, Justino Gavilán, Felipe Sarduy, Vicente Díaz, Manolito Hurtado, entre otros, y considero que esa era mi gran alegría: jugar a la pelota con esos grandes compañeros y portar la camiseta de mi provincia y mi país.

¿Cómo evoca sus encuentros con personalidades importantes de nuestro país?

(Abre un álbum de recuerdos) Sí, compartí con dirigentes que apoyaban nuestro movimiento deportivo revolucionario. Uno de esos grandes momentos es haber dialogado con el Comandante Fidel Castro, nuestro deportista mayor; además intercambié con otros como Juan Almeida Bosque y Raúl Castro. Fueron capítulos relevantes de mi trayectoria y los conservo no solo en este álbum, sino también en mi corazón.

Fue el primer pelotero oriental en lograr el título de líder de los bateadores en gran porfía con Antonio Muñoz. Háblenos de  ello.

Fue algo maravilloso, y más si se tiene en cuenta que fue frente al llamado “Gigante del Escambray”. Nosotros estuvimos discutiendo el liderato hasta el último día, y lo gracioso es que después de estar por encima fallé el próximo turno y fue en el último que gané el “champion bate” del año 1972, con 327 de average. Pero no solo me llevé el liderato de los bateadores, sino que además esa noche ganamos el campeonato frente a Henequeneros.

El Mundial de La Habana 1971 lo consagró definitivamente como una de las piezas claves de la selección cubana. ¿Qué representó para usted este torneo?

Fue fundamental, incluso algunos dicen que fue mi mejor actuación en eventos internacionales, en lo que coincido completamente. Lo recuerdo como un momento muy grande... Ese juego frente a Nicaragua fue decisivo porque ambos elencos estábamos invictos, y esa victoria nos llevó finalmente a coronarnos campeones mundiales, además, en el orden individual pude integrar el “Todos Estrellas”. Ese día “Changa” estaba más que fino, y yo creo que ofensivamente le eché una mano.

Luego pude representar a Cuba en otros nueve certámenes internacionales, entre ellos eventos en Indonesia, Aruba, Curazao, México y Panamá. Además, recuerdo los Juegos Panamericanos de Canadá 1967, donde también fuimos campeones; así como otros torneos como el de las Universiadas Mundiales, celebradas en Italia en 1970.

¿Cómo fue su amistad con Fermín Laffita?

Laffita fue uno de los mejores center files que ha jugado en nuestra pelota, además de que tenía una fuerza extraordinaria. Nosotros llegamos a ser una de las duplas de tercero y cuarto bate, en ese orden, más temidas de la década de los años 60-70. Deportivamente siempre nos entendimos, y fuera del terreno fui un gran amigo de ese grande que pasó a la historia como “El Satélite Oriental”.

Con 34 años decide retirarse de las series nacionales, ¿por qué esa decisión?

Me retiré pronto, pero no fue porque quise, sino por algunas exigencias que se me hicieron que estaban mermando mi rendimiento, porque ya acumulaba cierta experiencia, y en mi caso, que gustaba de trabajar para mi equipo y para mi público, no pensaba empañar mi historial con cosas que ya no podía hacer. Creo que fue la mejor decisión que tomé en ese momento.

¿Qué importancia le concede a la disciplina en un terreno de béisbol?

Es la base en muchos aspectos de la vida, y en el caso del deporte mucho más, porque es fundamental para el logro de cualquier resultado relevante. Actualmente vemos cómo muchos de nuestros atletas no acatan las órdenes de sus entrenadores, le faltan el respeto a los árbitros, en fin, una serie de comportamientos que deslucen la trayectoria de cualquier atleta.

Luego de su retiro cumplió a plenitud con el deseo de su padre de darle prioridad a su formación y superación personal. Cuénteme sobre este particular.

Sí, de hecho creo que lo hice antes. Previo a jugar béisbol en los equipos de mi provincia me había hecho mecanógrafo y taquígrafo. Luego me gradué de delineante arquitectónico por exigencia de mi padre, que deseaba que sus hijos tuvieran un oficio.

Luego de retirado tuve la posibilidad de trabajar muchos años en el Ministerio de la Construcción, e incluso me puse a pie de obra en muchos campos de béisbol de Santiago de Cuba, como el de Cayo Granma, el del campamento de pioneros y el cercano a la playa Siboney.

Todos estos esfuerzos me fueron gratificados con la condición de Vanguardia Nacional, otro de mis mayores orgullos.

Más tarde también me desempeñé como comentarista deportivo en las emisoras radiales CMKC Radio Mambí y CMKW Radio Revolución, sobre todo de béisbol, el deporte que tanto me apasiona.

¿Qué hace actualmente Elpidio Mancebo?

Últimamente me he dedicado a realizar libros de béisbol, donde trato de llevarle a los nuevos talentos los conocimientos que adquirí. Por ejemplo “El difícil arte de batear”, “Clases de bateo”, “Conferencias de bateo”, y otros que tengo en mente para dentro de poco tiempo. El béisbol es mi pasión y siempre desde mi posición lo voy a dar todo para su desarrollo en Santiago de Cuba, sobre todo para que nuestra provincia regrese a los planos estelares de antaño.

bystolic free trial coupon bystolic coupons for free
how much does an abortion pill cost read abortion clinics in baltimore
cialis coupon cialis coupon cialis coupon
abortion pill abortion pill abortion pill
abortion pill abortion pill abortion pill
ÚLTIMAS NOTICIAS

José Gastón Ibáñez Gómez
 
¿Qué es el desentrenamiento?
(31-05-2018)
PUBLICACIONES EN INTERNET
Granma | Juventud Rebelde | Trabajadores | Cubadebate | AIN | Prensa Latina | Opciones | CubaSi | Cubahora | Cubaperiodistas
ISSN 1027 - 3905 email: jit@inder.cu
DIRECTOR Rudens Tembrás Arcia JEFE DE FOTOGRAFIA Roberto Morejón. ADMINISTRACION Miguel Lázaro Galbán Álvarez
CONCEPCION VISUAL Kalman Aguilar Fait DESARROLLO DIGITAL CINID. CORRECION Adiasel Pérez Nines REDACCION Y ADMINISTRACION Vía Blanca y Boyeros, Cerro, La Habana.
Teléfonos 648-7084 y 640-6838 EDICION Dirección de Prensa y Propaganda del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) ESTADISTICAS Centro de Investigación e
Informática del Deporte (CINID)