HORA DE CUBA: 07:07 PM

Publicación del Instituto Nacional de
Deportes, Educación Física
y Recreación INDER
DOMINGO 21
ENERO, 2018

La Habana
Año 60 de la Revolución
Fulgencia Romay Martínez
«Todavía tengo deseos de correr»

Miembro de una generación que contribuyó a forjar los cimientos del deporte actual, confiesa que extraña correr y le “hierve” la sangre cuando alguien no ofrece el máximo.


Por: Eyleen Ríos López
(eyleenrios@inder.cu)
miércoles, 30 de septiembre de 2015

Trayectoria...

Juegos Olímpicos: Plata México´68 y bronce Munich´72. Juegos Panamericanos: Plata Sao Paulo´63, Cali´71 y México´75. Juegos Centroamericanos y del Caribe: Oro Panamá´70. Plata Kingston´62 y San Juan´66.

En la actualidad...

Jubilada como profesora, se mantiene activa con el movimiento de Glorias deportivas y apoya actividades relacionadas con el atletismo.


AUNQUE el atletismo fue el deporte de su vida es casi seguro que hubiera sido estrella en cualquier actividad física.

A Fulgencia Romay Martínez le sobran el porte y espíritu que permiten adivinarla atleta desde la primera mirada. Es una mujer inquita, presumida, muy activa pese a los 71 años cumplidos, y sobre todo feliz por lo vivido.

Dos veces premiada en Juegos Olímpicos como parte de las postas de 4×100 metros y miembro de una generación que contribuyó a forjar los cimientos del deporte actual, confiesa que extraña correr y le “hierve” la sangre cuando alguien no ofrece el máximo.

Fue medallista de plata en México 1968 junto a Marlene Elejarde, Violeta Quesada y Miguelina Cobián, y de bronce en Munich 1972 como compañera de la propia Marlene y las entonces debutantes Silvia Chivás y Carmen Valdés.

Capitalina desde las raíces e integrante de la delegación del Cerro Pelado, tiene mucho que contar sobre 15 años en el equipo élite y 10 récords nacionales en una época de esplendor para la velocidad cubana.

Madre de dos hijos y con cuatro nietos que le alegran la vida, Fulgencia se mantiene al tanto del deporte de sus amores pero lamenta no ser más tenida en cuenta para ayudar.

Se quedó con los deseos de una medalla olímpica individual, aunque asegura que la emoción es mayor con el relevo porque se trata de un equipo.

Esos y otros sentimientos afloraron durante la conversación con JIT en la sala de su casa, en el barrio capitalino de Santo Suárez, a muy pocos kilómetros de su Luyanó natal.

¿Por qué el atletismo?

Primero practiqué voleibol en el Barrientos, cerca de mi casa, pero luego del triunfo de la Revolución vinieron unas becas para hacerse instructor de deportes durante un año y me llamó la atención el atletismo.

Le pedí a la profesora que me hiciera una prueba, me puso a correr 40 o 50 metros y me dijo “Vamos para la tercera categoría”. Fui a los Juegos Centroamericanos de Jamaica 1962 con seis meses de entrenamiento, con solo 18 años, y de ahí pasé al equipo nacional.

¿Qué le llevó a destacar tan rápido?

Pienso que tenía mucha velocidad pura y deseos de hacerlo bien. Siempre me gustó la velocidad, recuerdo que cuando me hacían correr mil metros era como “morirme”... Solo disfrutaba hasta los 200 metros.

Al principio no tenía técnica, pero luego fui perfeccionando el movimiento de los brazos y las piernas hasta adquirir el complemento.

Antes de hablar sobre los relevos, que fueron su fuerte… ¿Por qué en 200 metros los mejores resultados individuales?

Me salían mejor, y no porque me gustaran más. La curva requiere de una técnica muy específica porque si no la dominas no llegas a nada, y yo lo hacía bien. Además en los 100 metros todo es velocidad y más o menos a los 80 me faltaba fuerza para terminar.

Contrario a lo sucedido con otras, tras los embarazos regresabas más fuerte...

En 1965 estuve un año fuera para tener mi primer hijo, y con solo tres meses de parida me reincorporé con Irolán Echevarría. Pero tuve mis dos niños muy cerca uno del otro y en 1967 me llama el entrenador polaco Edmut Podchovoki y me dice que luego de los embarazos las mujeres tenemos mucha fuerza, y me quería para el relevo de la Olimpiada del 68.

¿Cómo recuerda aquella carrera de plata?

Teníamos muchos deseos de una medalla, pero la sabíamos difícil, e incluso llegamos a la final porque descalificaron a un equipo. Fue un gran momento.

En lo particular el 68 me resultó un buen año: hice 11.4 segundos en los 100 metros y en la gira internacional logré una vez 11.3, aunque donde más encajaba era en el relevo, y me encantaban porque independientemente de que puedas ser velocista si no tienes buena técnica de cambio es imposible.

¿Qué otro componente especial?

Es más colectivo, y cuando lo corres estás pensando en Cuba, no lo haces solo por ti, es por el equipo, por el país.

¿Qué necesita una buena cuarteta?

Sobre todo disciplina, funcionar como equipo... Nosotras, por ejemplo, no andábamos juntas fuera de la pista pero éramos una en el momento del entrenamiento diario, de todo lo relacionado con el deporte. Y ser exigente en todo momento.

Recuerdo que en una gira por Francia una miembro de nuestro equipo se demoró en quitarse la ropa, estaba fuera de posición, y terminamos segundas con posibilidades de ser primeras. Cuando terminamos Miguelina le dijo cada cosas...

Usted, que defendió varios tramos, ¿prefería alguno?

Comencé en función de arrancadora, en México 68 corrí en la recta y en Munich 72 la curva. Tenía dominio de las posiciones y por eso me cambiaban según se necesitara. Estuve en tres olimpiadas y en dos de ellas logramos medallas.

En Munich ya era más veterana y el relevo tenía dos nuevas integrantes, ¿esperaban ese bronce?

Ya no estaban Violeta ni Miguelina, eran Carmen Laura y Silvia, que cerró. Pero habíamos hecho muy bien los entrenamientos, con buenos cambios sobre el paso 18-19, y aunque no éramos tan veloces dominábamos la técnica y eso nos ayudaba.

Compañeras de generación le mencionan como una mujer de mucho temple competitivo, ¿cuál es su opinión?

Siempre tuve sobre todo mucha disciplina, creo que fui elegante en la pista, cuidaba desde el vestuario hasta la técnica, y escuchaba mucho a mi entrenador y trababa de ser lo mejor posible.

¿Su época fue mejor que esta?

Creo que más compleja para el deporte, pero la hacíamos fácil por la convicción que nos acompañaba, aunque habían menos facilidades. Yo, por ejemplo, corrí en Jamaica con unos zapatos que me regaló Berta Díaz, y hoy todo es más fácil en cuanto a recursos. Pero la exigencia da responsabilidad, y nuestra generación fue muy disciplinada.

¿Cuánto se sacrificó?

En muchas cosas: no vi los primeros pasos de mis hijos, no estuve en momentos importantes, y no siempre les di la atención que merecían aunque estaba a su lado.

¿Aun así lo repetiría todo?

Todavía tengo deseos de correr y me molesta cuando veo que algún atleta no hace lo que puede hacer para ganar. Y claro que repetiría lo vivido, porque me gusta mucho el deporte y por eso pensé que en algún momento nos tuvieran más presentes en el atletismo. Creo que a veces no nos recuerdan mucho, que nos podían utilizar más para aportarles a las nuevas generaciones.

¿Le marcó algo especial más allá de las medallas olímpicas?

Los encuentros con Fidel. Cada recibimiento, el sello olímpico que nos entregaron, que la máxima autoridad de un país te dedique tiempo fue algo extraordinario para mí. Por eso nadie me va a cambiar mi convicción política.

 

bystolic free trial coupon bystolic coupons for free
lilly coupons for cialis outbackuav.com prescription drug cards
lilly cialis coupon prescription drugs coupons prescription card discount
cialis coupon cialis coupon cialis coupon
ÚLTIMAS NOTICIAS

José Antonio Guerra Oliva
 
Altitud
(08-11-2017)
PUBLICACIONES EN INTERNET
Granma | Juventud Rebelde | Trabajadores | Cubadebate | AIN | Prensa Latina | Opciones | CubaSi | Cubahora | Cubaperiodistas
ISSN 1027 - 3905 email: jit@inder.cu
DIRECTOR Rudens Tembrás Arcia JEFE DE FOTOGRAFIA Roberto Morejón. ADMINISTRACION Miguel Lázaro Galbán Álvarez
CONCEPCION VISUAL Kalman Aguilar Fait DESARROLLO DIGITAL CINID. CORRECION Adiasel Pérez Nines REDACCION Y ADMINISTRACION Vía Blanca y Boyeros, Cerro, La Habana.
Teléfonos 648-7084 y 640-6838 EDICION Dirección de Prensa y Propaganda del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) ESTADISTICAS Centro de Investigación e
Informática del Deporte (CINID)