HORA DE CUBA: 12:15 PM

Publicación del Instituto Nacional de
Deportes, Educación Física
y Recreación INDER
DOMINGO 21
OCTUBRE, 2018

La Habana
Año 60 de la Revolución
Yandro Quintana Rivalta
Buen luchador y cubano fiel

Seguido por su excelente técnica y precisión, aportó importantes triunfos a la mayor de las Antillas. Considerado uno de los mejores libristas cubanos. 


Por: César Morales Buján
(cesar@inder.cu)
jueves, 26 de febrero de 2015

Trayectoria...

Campeón en la Olimpiada de Atenas´04 y la Copa del Mundo de Taskent´05. Plata en los campeonatos mundiales de Nueva York´03 y Budapest´05. Titular en los Juegos Panamericanos de Santo Domingo´03 y Río de Janeiro´07, los Centroamericanos y del Caribe de Cartagena de Indias´06 y los panamericanos del deporte de 1997 al 2006.

En la actualidad...

Entrenador de los equipos camagüeyanos de lucha libre.


«DE CIEGO de Ávila, de Camagüey, de Cuba y para el mundo», se define Yandro Quintana Rivalta parafraseando a un conocido comentarista deportivo.

Uno de los mejores luchadores cubanos de todos los tiempos enfrenta el diálogo periodístico con palabras fluidas, sin miedo al micrófono pero inquieto, y asegura sentir añoranza por los tiempos en que lucía sus tackles y desbalances sobre los colchones.

Pocos saben que Pipito, como cariñosamente se le conoce, nació el 30 de noviembre de 1980 en Morón, donde fue criado por sus abuelos, y con apenas cuatro años cumplidos se trasladó a Florida con su mamá.

Allí, en tierra de grandes gladiadores, practicó ajedrez, tenis de mesa y levantamiento de pesas antes de descubrir su amor por la lucha, donde destacó por exquisita técnica, velocidad supersónica, talento y pericia.

No concretó el lauro mundial, una gran insatisfacción de la que se declara culpable, pero atesora una corona olímpica que lo catapultó a la gloria conocida por pocos.

Para JIT constituyó un placer encontrarlo en su Camagüey querido, mientras daba instrucciones a los suyos en el Campeonato Nacional, y él accedió gustoso a conversar.

¿Cuándo comienzas a interesarte por este deporte?

Creo que desde siempre, porque soy activo y de niño lo fui mucho más, pero fue exactamente a los siete años, en el gimnasio Semillitas del Futuro, de la mano del entrenador Heriberto Platt. Él me enseñó gran parte de lo que sé y en realidad sobresalí rápidamente. Me captaron para la EIDE, donde estuve cuatro años, y logré múltiples victorias en eventos pioneriles, escolares y demás. Allí mi preparación estuvo a cargo de Jorge Luis Tejera, con quien aprendí mucho más que deporte. Fue como un padre, un maestro, un guía.

¿La entrada al equipo nacional?

Fue tras concluir mi último año escolar, cuando tenía 14. Primero pasé por la ESPA nacional, y te puedo asegurar que fue un cambio brusco. Un año después, exactamente en mi etapa juvenil y en los 46 kilogramos, intervine en mis primeras competencias internacionales, como la Copa de Venezuela en la que obtuve oro y el Campeonato Mundial de Moscú, donde igualé al ruso Alexandre Karelin como el competidor más joven en ganar. Mi rival por el oro fue el también ruso Semyon Uksekov. Después en 1997 Filiberto Delgado me llamó al equipo nacional de mayores, pero seguía participando en las competencias juveniles.

¿Dotes naturales o dedicación?

No me considero un fuera de liga ni algo por el estilo. Solo te puedo asegurar que pese al criterio de muchos me entregué en cuerpo y alma y considero que fui un atleta disciplinado que siempre puso el corazón por mi familia, mi patria, mi bandera. Los resultados fueron fruto del entrenamiento, ahí es donde se logran.

Subtítulos mundiales en Nueva York’03 y Budapest’05, oro en la Copa del Mundo de Taskent’05 y reinado olímpico en Atenas’04...

Todos forman parte de mi carrera y no me quedo con ninguno en específico.

Pero hubo más...

Sí, fui campeón de los Juegos Panamericanos de Santo Domingo’03 y Río de Janeiro’07, los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Cartagena de Indias’06 y en los panamericanos del deporte de 1997 al 2006.

¿Satisfecho entonces?

Puedo decir que sí, pero no fui solo yo, porque muchas personas colaboraron y son parte de ello, además de mi esfuerzo y dedicación. Mi familia, amigos, preparadores... Pero sinceramente pienso que pude haber dado más, mucho más. Siempre me propuse metas difíciles para obtener grandes triunfos.

Atenas te vio ser seleccionado el más técnico al ganar cinco combates con solo un punto en contra. ¿Fue esa la cumbre?

Sí, puede ser, pero todos los momentos son especiales. De ese nunca olvidaré los últimos segundos de la pelea por el oro con el iraní Massoud Moostafa. Siempre estuve muy seguro y sabía que solo era cuestión de esperar el momento oportuno para atacar y llevarme el éxito.

Pero no pudiste repetir en Beijing’08...

Es cierto, aunque a China llegué mucho mejor que a Grecia, en inmejorables condiciones luego de obtener la clasificación en el preolímpico mundial que se efectuó en Martigny, Suiza. Allí gané y fui el más destacado. Arribé a Beijing con mucha seguridad y confianza, pero me lesioné en el hombro izquierdo en un entrenamiento con Iván Fundora y eso me ocasionó serias dificultades para competir. El dolor era insoportable y me infiltraban a diario, pero no siempre hicieron el efecto deseado y no podía ni levantar el brazo. Después de ganarle  al kazajo Baurzam Orazgaliyev perdí en octavos de final ante el ruso, Mavlet Batirov, quien terminó por ser el campeón, y en la repesca no pude con el azerbaijano Zelimkhan Huseynov, que fue quinto.

¿Tus ídolos?

En la lucha Filiberto Azcuy, un fuera de serie, único cubano en el Salón de la Fama de la Federación Internacional, lugar destinado a los grandes de verdad. En lo personal Manuel Rubio Ramírez, alguien que influyó más en mí que cualquier otra persona. Un padre. Lo recuerdo en una época no tan buena de mi vida, en la que quería dejar el deporte porque estaba desmotivado, sin deseo de nada. Él había seguido mis resultados desde la base y fue un gran apoyo. Me dio fuerzas para continuar.

¿Rivales de mayor consideración?

Internacionalmente el ruso Alan Dudaev, y en el plano nacional muchos, pues coincidí con buenos contrincantes como Wilfredo García, Yoendrys Albear, Víctor Martínez y Aldo Martínez, entre otros. Todos de gran calidad y siempre decididos a llevarse la victoria. Era un momento en que las primeras figuras sentían gran presión de quienes le seguían.

Tus técnicas favoritas.

Los tackles, los halones y la llamada Joseíto, con agarre de cabeza y brazos.

¿Familia en el deporte?

Mi hermano Davián. Creo que es bueno y tiene posibilidades. Solo tiene que interiorizar que puede llegar más lejos, porque condiciones tiene para eso. A pesar de su fortaleza, es fogoso y rápido. Actualmente está en la preselección nacional.

¿El retiro en el 2009 llegó en el momento adecuado?

Pienso que no. Podía haber seguido luchando. Pedí un descanso, un cambio de división, pero no me dejaron.

Pese a todos tus lauros y medallas, continúas siendo sencillo, humilde, sin dejarte llevar por la fama. ¿Cómo enfrentas tu labor actual?

Soy entrenador en la academia y trato de inculcar mis conocimientos a las presentes generaciones. Trabajo duro pero a veces siento la añoranza por competir de nuevo.

¿Qué priorizas con tus atletas?

Sobre todo disciplina, porque en mi época los entrenadores eran vistos como padres, y lo que decían se cumplía sin protestas, algo que no siempre sucede ahora.

¿Cuáles crees los principales atributos de un luchador?

Ya te hablé de la disciplina y la consagración, pero también hay que tener gran preparación física, entrenar fuerte y poseer gran táctica mental, pues sin inteligencia no avanzas en el deporte. Y dentro y fuera de los colchones ser valiente, educado, sincero, modesto.

Tu mayor virtud.

Me considero ante todo un buen hijo, un buen padre de familia. Pero también soy un revolucionario, un cubano fiel, y así me entregué en cada pelea. Muchas veces desestimé ofertas tentadoras de compras, y nunca me vendí. Un buen atleta lucha por su patria, por su bandera, y por eso deseo que hoy y siempre el pueblo de Cuba recuerde que fui un buen luchador, un cubano fiel.

why women cheat in relationships click here husband cheat
why women cheat in relationships click here husband cheat
the cost of abortion pill late abortion abortion pill brooklyn
natural abortion pill abortion clinics in chicago il medical abortion pill online
risks of abortion pill click link
risks of abortion pill click link
all wives cheat reasons women cheat why do husbands cheat
My husband cheated on me how many women cheat women love to cheat
I cheated on my wife all wife cheat women looking to cheat
lilly coupons for cialis online cialis coupons prescription drug cards
lilly cialis coupon prescription drugs coupons prescription card discount
abortion pill abortion pill abortion pill
ÚLTIMAS NOTICIAS
José Gastón Ibáñez Gómez
 
Ser entrenador
(02-10-2018)
PUBLICACIONES EN INTERNET
Granma | Juventud Rebelde | Trabajadores | Cubadebate | AIN | Prensa Latina | Opciones | CubaSi | Cubahora | Cubaperiodistas
ISSN 1027 - 3905 email: jit@inder.cu
DIRECTOR Rudens Tembrás Arcia JEFE DE FOTOGRAFIA Roberto Morejón. ADMINISTRACION Miguel Lázaro Galbán Álvarez
CONCEPCION VISUAL Kalman Aguilar Fait DESARROLLO DIGITAL CINID. CORRECION Adiasel Pérez Nines REDACCION Y ADMINISTRACION Vía Blanca y Boyeros, Cerro, La Habana.
Teléfonos 648-7084 y 640-6838 EDICION Dirección de Prensa y Propaganda del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) ESTADISTICAS Centro de Investigación e
Informática del Deporte (CINID)