HORA DE CUBA: 03:51 PM

Publicación del Instituto Nacional de
Deportes, Educación Física
y Recreación INDER
LUNES 25
MARZO, 2019

La Habana
Año 61 de la Revolución
José Luis Quintero Bravo
El softbolista cantante

Decidió partidos importantes en eventos internacionales porque era de los bateadores más oportunos del equipo cubano entre las décadas del 80 y 90 del siglo pasado.


Por: Duanys Hernández Torres
(duanysh@inder.cu)
martes, 08 de enero de 2019

Trayectoria...

Campeón panamericano del deporte. Tres veces titular en Juegos Centroamericanos y del Caribe. Cuarto lugar en el Campeonato Mundial de 1988.

En la actualidad...

Entrenador de béisbol para ciegos y débiles visuales.


JOSÉ Luis Quintero Bravo fue uno de los mejores softbolistas cubanos de los años 80 y 90 del pasado siglo. Aparece entre los primeros jugadores en la mayoría de los departamentos ofensivos de los campeonatos nacionales, incluido el de menos ponches por veces al bate, algo de lo que se siente orgulloso.

Decidió partidos cruciales en eventos internacionales, pues resaltaba entre los más oportunos del equipo cubano. En la actualidad alterna sus funciones de entrenador con la música y en ese ámbito, como solista, “conecta importantes batazos”. JIT quiso conocer sobre su gran trayectoria deportiva.

¿Cómo llega al softbol?

A través del entrenador Luis García, “El Pollo”, quien me invitó a probar en esta disciplina. Hice un equipo de Sancti Spíritus a la Serie Nacional de 1982-1983, pero decidí mudarme a la bola blanda porque allí no tenía oportunidad de jugar regular, debido a la cantidad de atletas de nivel que había en la provincia, mucho más en los jardines que era mi especialidad.

¿Cuántos campeonatos nacionales jugó?

Participé en 21 campeonatos, y en esos años Sancti Spíritus alcanzó 14 medallas repartidas en cinco de oro, cuatro de plata y cinco de bronce.

¿Cuándo llega al equipo Cuba?

El mismo año que comencé a jugar softbol, en 1984, entré a la preselección nacional, debido a mis resultados en la clasificatoria del torneo nacional disputada en Guantánamo, y a lo hecho en la final que se realizó en La Habana. Integré el equipo Cuba durante 18 campañas, desde 1984 hasta 2002.

¿Cuáles fueron sus principales resultados internacionales?

Participé en cuatro juegos centroamericanos y del Caribe, con tres títulos y una medalla de plata. También asistí a cuatro juegos panamericanos, en los que siempre alcanzamos el bronce. Además actué en seis torneos centroamericanos y cuatro panamericanos del deporte.

Mi mejor resultado fue el título en Valencia, Venezuela, en 1998, durante la justa continental. Fue algo histórico para el softbol cubano. Allí vencimos a todos y viví el privilegio de decidir la final con un jonrón ante Canadá. Ganamos ese partido 1-0.

¿Siempre ocupó turnos de responsabilidad en el line up?

Tuve la suerte de que la primera vez que participé en un evento internacional, en 1985 en Colombia, el director era el santiaguero Armando Calzadilla, quien me puso de quinto bate.

Me quedé sorprendido porque era el único novato del equipo, pero arranqué muy bien. El tercer y cuarto bates no produjeron y me ascendieron a esos turnos. Siempre me mantuve por ahí durante el tiempo que milité en la selección.

Cuba alcanzó un cuarto lugar histórico en el campeonato mundial de 1988, única incursión a ese nivel. ¿Cómo lo recuerda?

Había muy pocos deportes colectivos en ese momento que podían discutir una final mundial, y nosotros estuvimos cerca de conseguirlo. El juego para pasar a la disputa del oro lo perdió Héctor Torres 0-1, en extrainnings contra Nueva Zelanda.

Anduve bien a la ofensiva, conecté tres jonrones y quedé tercero en impulsadas con 19. En el choque contra Japón, el lanzador nos dio 14 ponches, pero yo bateé de 3-3 con un cuadrangular y cuatro remolcadas hacia el home. Promedié 300 de average, cifra muy positiva en esta disciplina. 

¿Por qué llegó su final en el equipo Cuba hacia el 2002?

Salí de la preselección en ese año, aunque intervine en la I Olimpiada del Deporte Cubano. Después, en 2004, “cayó” la Misión Barrio Adentro Deportivo en Venezuela y eso marcó la despedida de mi carrera con la camiseta de las cuatro letras.

¿Siguió jugando softbol en Venezuela?

Cuando llegué allá los venezolanos que me conocían dijeron que nada de Barrio Adentro, que lo mío sería jugar softbol con ellos.

Ya tenía 45 años de edad, pero me desempeñé de lunes a viernes con cinco equipos diferentes. El viernes, incluso, participaba en la liga especial del país, en la que logré promedio de 400 y tomé parte del Juego de las Estrellas. También jugué béisbol con los mayores de 40 años, pero me “bajaron” porque decían que solo tenía 35.

Sin embargo, cuando regresaste a Cuba volviste a las lides nacionales…

Regresé de Venezuela y me puse a trabajar como entrenador del equipo de primera categoría. Te cuento una anécdota…

Estábamos en el terreno de la Eide espirituana y los muchachos no sacaban la bola del cuadro. A Segundo Gutiérrez, el coach de pitcheo, le pregunté si estaban malas las  pelotas y me dijo que las notaba buenas. Pedí un bate y la pasé por arriba de la cerca. El Pollo me dijo: «Tú no vas de entrenador, vas como jugador». Por eso asistí a mi último nacional en 2007, con 47 “abriles” en las costillas.

Decidí el partido contra La Habana con un jonrón. Carlos Cepero, quien fuera coach del Cuba de béisbol, le dijo al lanzador capitalino que me la tirara por el medio que yo era un viejo. Ya sabes, se la saqué del parque.

¿Después del retiro?

Tras ese 2007 me puse a cantar, aunque no abandoné mis funciones en el deporte. He trabajado con el béisbol y el softbol femenino, y ahora lo hago con niños discapacitados en la pelota para ciegos y débiles visuales.

Alterno eso con la música. Llevo 11 años como cantante en las peñas de la villa del Minint, en la Uneac, y también en actividades culturales vinculadas al deporte. La música es mi otra gran pasión.

¿Qué ha significado el softbol en su vida?

Me dio la oportunidad de demostrar lo que uno puede ofrecer cuando pone seriedad a las cosas. Agradezco inmensamente a mis entrenadores, en especial a El Pollo, quien me llevó a este deporte.

ÚLTIMAS NOTICIAS
María Elena León Molinet
 
El talento deportivo (II y final)
(04-03-2019)
PUBLICACIONES EN INTERNET
Granma | Juventud Rebelde | Trabajadores | Cubadebate | AIN | Prensa Latina | Opciones | CubaSi | Cubahora | Cubaperiodistas
ISSN 1027 - 3905 email: jit@inder.cu
DIRECTOR Rudens Tembrás Arcia JEFE DE FOTOGRAFIA Roberto Morejón. ADMINISTRACION Miguel Lázaro Galbán Álvarez
CONCEPCION VISUAL Kalman Aguilar Fait DESARROLLO DIGITAL CINID. CORRECION Adiasel Pérez Nines REDACCION Y ADMINISTRACION Vía Blanca y Boyeros, Cerro, La Habana.
Teléfonos 648-7084 y 640-6838 EDICION Dirección de Prensa y Propaganda del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) ESTADISTICAS Centro de Investigación e
Informática del Deporte (CINID)